domingo, 5 de junio de 2011

Santa Cruz está entre las más contaminadas

En los últimos cuatro años, la capital cruceña, que un día fue una ciudad verde, ha entrado a disputar los primeros lugares entre las capitales más contaminadas de Sudamérica durante la época de chaqueos (entre agosto y noviembre), según establece el registro de la Dirección de Medio Ambiente (DMA) de la Alcaldía cruceña. En esta dependencia municipal figura el histórico registro de 201 puntos de polución en el ICA (Índice de Calidad del Aire, patentado en México DF) alcanzado en 2007 y en 2010, lo que marca una calidad del aire extremadamente mala.
Los chaqueos producidos en áreas rurales del departamento también hicieron que la Agencia Espacial Norteamericana (Nasa, por sus siglas en inglés) catalogara a la capital cruceña, durante los días de chaqueos, como la más contaminada de Sudamérica en 2007. Incluso más que la capital mexicana y que Santiago de Chile.
Las agresiones al ambiente que se producen fuera de la temporada de quemas agravan el panorama. La DMA reporta que desde hace cuatro años existe un 40% de incremento anual de infracciones ambientales en el área urbana, las mismas que se traducen en polución y generación de residuos sólidos.
A pesar de que los problemas ambientales se agudizan, la inversión pública para mitigar los efectos se reduce. La directora municipal de Medio Ambiente, Ivonne Satt Subirana, informó de que para este año su repartición sufrió un recorte de presupuesto de Bs 4,5 millones. Esto quiere decir que tiene un 53% menos de recursos que en 2010, cuando se aprobaron Bs 9,6 millones para esta dirección.
La generación de basura es una de las causas más frecuentes de queja para los vecinos y tiene que ver con índices que también están fuera de los parámetros. En la capital cruceña, cada ciudadano genera, en promedio, entre medio kilo y un kilo de basura por día (similar a indicadores de contaminación de Santiago de Chile, de los que alerta un estudio de la Universidad de Chile).
“Hay un buen equipo humano que trabaja en esta dirección (17 personas) y que tiene buena voluntad, pero para tener más resultados se necesita inversión”, considera Satt. A pesar de las limitaciones expuestas, dijo que el municipio sostiene al menos siete proyectos dedicados a la educación ambiental, el monitoreo del aire, el manejo de residuos sólidos y el reciclaje y control del ruido y de la contaminación visual, programas a los que les reconoce éxito relativo.
No todos los ciudadanos notan el impacto de los programas en curso, en cambio tienen fijo en la mente el impacto de los momentos o las situaciones más críticos que se han vivido en relación con este tema. “Recuerdo un festejo del Bicentenario cruceño con el cielo teñido de humo, mis ojos rojos y haciendo lance a la basura que generamos todos y que nadie recoge”, grafica con palabras Diego Moscoso, ambientalista, para señalar la polución registrada el año pasado, producida por los chaqueos en el área rural, que llevaron a la ciudad a su cifra récord de polución.
Para Viviana Parada, asesora del proyecto Ecovecindarios de la fundación Swiss Contact, la carencia presupuestaria de las reparticiones públicas de medioambiente siempre tiene relación con la indiferencia de la ciudadanía respecto a este tema. “Nadie bloquea en favor del ambiente, las demandas vecinales piden asfalto y canchas”, sostiene Parada, explicando que el tema simplemente no es prioridad para las autoridades, porque al igual que educación y cultura, son temáticas que no dan popularidad entre los vecinos.
El concejal Óscar Vargas sostiene que la contaminación del aire en la ciudad y la cantidad de basura que se genera al mes (cerca de 30.000 toneladas, según datos de Emacruz) son indicadores que deben empujar a tomar acciones en el municipio. En su criterio, se peca por indiferencia ante el problema, quizás porque “el tema medioambiental es casi siempre la quinta rueda del carro”.

10 consejos

1 Separe la basura en casa. La discriminación de residuos orgánicos e inorgánicos y su separación ayuda a reutilizar materiales. La basura orgánica sirve de abono y la inorgánica tiene valor comercial.
2 Recicle todos los residuos sólidos que pueda. Los beneficios de recuperar materiales de la basura se traducen en ingresos para el hogar y en ahorro del daño ambiental.
3 Revise el motor de su vehículo cada mes. Si afina el motor de su auto cada mes podrá reducir hasta un 10% de gasto en combustible y por tanto ahorra en igual proporción la emisión de gases contaminantes.
4 Cambie el filtro de aire de su vehículo cada 15.000 km. Esto evitará que el aceite de motor aumente sus grados de contaminación y algunos desperfectos.
5 No compre ni use vehículos ‘chatarra’, pues esos automóviles han sido retirados de circulación de otros países por ser muy contaminantes. Exija que el motor de su vehículo tenga control de emisiones.
6 Evite utilizar su vehículo propio, use el transporte público. Con esa acción, además de no contaminar con los gases que emite el motor de su auto, reduce el tránsito urbano y consecuentemente los niveles de ruido que provocan los bocinazos.
7 Use transportes alternativos y camine al menos 10 km diarios. Esta medida evitará más emisiones de gases, ruido y ayudará a fortalecer su salud física abordo de una bicicleta o a pie.
8 Evite las zonas de alto tráfico vehicular. Cada bocinazo en estas zonas registra un promedio de 120 decibeles, más de lo que tus oídos pueden soportar.
9 Ahorre energía eléctrica y dinero. El consumo de energía se traduce en contaminación por el funcionamiento de sus sistemas de distribución.
10 Ahorre agua potable. Cuando se bañe cierre el grifo cada vez que deje de utilizar agua, pues cada 15 minutos de ducha equivalen a un promedio de 390 litros de agua que se consumen.

Las cifras

53%
Es el recorte presupuestario para Medio Ambiente en 2011.

210
Puntos de contaminación del aire registró Santa Cruz en 2010.

30.000
Toneladas de basura al mes produce Santa Cruz de la Sierra.

El 70% de la polución del aire lo causa el parque automotor
Santa Cruz de la Sierra también tiene el título de ser la ciudad con mayores problemas en la calidad de su aire, según el informe Aire Limpio. El parque vehicular en Bolivia, diagnóstico y control, elaborado por la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico en conjunto con los gobiernos municipales del país.
Según revela este registro actualizado hasta 2010, el 70% de las emisiones de gases contaminantes las produce el nutrido parque automotor cruceño, que ostenta cerca de 300.000 vehículos circulando por sus arterias, como pequeñas chimeneas móviles que dispersan monóxido de carbono (CO) e hidrocarburos libres (HC). El restante 30% de las emisiones contaminantes es cuota de la industria.
“La polución del aire se atribuye esencialmente a las emisiones del parque automotor, que contamina el año redondo”, explica Orlando Vásquez, asesor ambiental del proyecto Aire Limpio de Swiss Contact, a tiempo de alertar sobre el impacto negativo para el medioambiente que, en su criterio, significará el brusco y desregulado crecimiento del número de vehículos que circularán en la capital cruceña una vez se promulgue la ley que permita la nacionalización de cerca de 120.000 autos ‘chutos’ por un periodo de tres meses.
Si bien la calidad del aire todavía se mantiene dentro de parámetros saludables en Santa Cruz, al menos fuera del periodo de chaqueos, la situación puede agravarse frente a una abrupta crecida del número de automóviles en la ciudad.
De acuerdo con el estudio, basado en información obtenida del Registro Único de Automotores (RUAT), la capital cruceña tiene un progresivo aumento de emisiones contaminates del aire por el ritmo de crecimiento de su parque automotor, a razón de un 14% anual.
“La mayoría de los vehículos de la capital son de uso particular y tienen una antigüedad promedio de 18 a 33 años. Eso quiere decir que andamos en cacharros que envenenan el aire y hacen ruido”, explicó Vásquez y advertió que esa situación hará insostenible la subsistencia en la ciudad en el mediano plazo.
Esta advertencia ha sido tomada muy en serio por algunas autoridades locales. Por lo pronto, las alcaldías de La Paz y de Santa Cruz alistan mecanismos para reducir la circulación de vehículos usados, pues se advierte sobre el riesgo ambiental que causan.

Indiferencia de hoy, crisis de mañana
Alicia Tejada | Ambientalista
Veo la Santa Cruz del siglo XX con una idea de progreso urbano planificado, con un Plan Bohan, con un Comité de Obras Públicas después, que consiguió resultados aceptables en materia de desarrollo y medioambiente.
Ese modelo nos dejó una visión de convivencia planificada, donde no existían las amenazas al ecosistema que hoy tenemos y que se ven en la proliferación de la basura, del mal manejo de residuos sólidos en el vertedero, donde las humaredas ya son una tradición en la segunda mitad de cada año.
La Santa Cruz del siglo XXI se ve como un proyecto desregulado. Con medios de transporte que proliferan y contaminan sin ninguna regulación, vemos la ciudad como un objeto de utilidad, la ciudad recurso. donde los sectores económicos se imponen según los intereses económicos, gremios, sindicatos, empresarios, usando la ciudad como recurso. Sin duda, el medioambiente, que en realidad deberíamos entenderlo como un problema de nuestra ‘casa grande’, no es de importancia para los tres niveles de Estado y eso se demuestra en los recursos que asignan cada uno a esta materia. Lo demás es verso. El problema radica en que la población no reclama por esto, no le importa a nadie, entonces, a pesar de las leyes, las autoridades omiten sus responsabilidades sobre el tema. Esta indiferencia de hoy, de la ciudadanía y de sus autoridades, alimenta la crisis ambiental de mañana en la que estamos metiendo a nuestros hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada