domingo, 26 de marzo de 2017

Apagar la luz para reducir la contaminación lumínica


La undécima edición de la Hora del Planeta recordó el sábado que reducir el consumo de luz es necesario para enfrentar el cambio climático, pero también la contaminación lumínica.

Este fenómeno no sólo impide contemplar la belleza de las estrellas: desde el sueño de los hombres hasta la reproducción de las especies, la luz artificial nocturna altera los ritmos naturales.

El 80% de la humanidad vive bajo cielos inundados de luz artificial, una cifra que se eleva al 99% en Estados Unidos y Europa occidental, donde apenas se ve ya la Vía Láctea. El país más afectado es Singapur, donde absolutamente nadie puede ver la noche como es.

" El desafío de las autoridades públicas es concienciar a partir de bases científicas y de la racionalidad”, afirma Diana Umpierre, presidenta de la Asociación Internacional Dark-Sky.

"La contaminación lumínica debe ser combatida urgentemente, porque aunque puede mitigarse de forma inmediata (apagando luces), sus consecuencias, como la pérdida de biodiversidad y cultural, no”, recuerda un estudio de 2016 de la Asociación Médica Estadounidense (AMA).

Por otro lado, los defensores de la bóveda celeste se alarman del consumo creciente de las bombillas LED.

"Si no nos preocupamos del color y el nivel de la iluminación, la transición podría duplicar, incluso triplicar la luminiscencia del cielo durante las noches claras”, previenen los investigadores de la AMA. (AFP)

Los bosques contienen 10 veces más energía que la consumida cada año


Con motivo del Día Internacional de los Bosques, celebrado el pasado 21 de marzo, la Organización de las Naciones Unidas subrayó cómo la dendroenergía (la energía que proviene de los árboles) contribuye de manera significativa a mejorar la vida de las personas, pero además, la manera en como fomenta el desarrollo sostenible y mitiga el cambio climático.

La madera es una importante fuente de energía renovable. La madera proporciona más energía que la generada por el sol, el agua o el viento. En la actualidad, subrayan desde la ONU, la madera representa aproximadamente el 45% del suministro de energía renovable en el mundo (27% en África, 13% en América del Sur y el Caribe y 5% en Asia y Oceanía).

La madera desempeña un papel importante tanto en los países en desarrollo como en algunos industrializados. En torno a la mitad de la producción mundial de madera (unos 1.860 millones de metros cúbicos) se utiliza como fuente de energía para cocinar, calentarse y generar electricidad. "Gracias a los combustibles provenientes de las masas boscosas (o dendrocombustibles), 2.400 millones de personas pueden cocinar, hervir agua y calentar sus hogares”, concretan desde la organización.

La dendroenergía es un motor del desarrollo económico. Casi 900 millones de personas, sobre todo en los países en desarrollo, se dedican al sector de energía de origen forestal a tiempo completo o parcial. La modernización de este sector puede ayudar a revitalizar las economías rurales y estimular el desarrollo empresarial: un aumento de las inversiones en la producción de dendroenergía y dendrocombustibles avanzados puede generar ingresos para financiar una mejor gestión forestal, más bosques en crecimiento y más puestos de trabajo.

Los árboles contribuyen a una mayor calidad de vida y al ahorro energético en las zonas urbanas, señala la ONU. La colocación estratégica de árboles en las zonas urbanas puede enfriar el aire entre dos y 8 °C. Asimismo, la dendroenergía mitiga el cambio climático y fomenta el desarrollo sostenible.

10 veces más energía

Los bosques del planeta contienen 10 veces más energía que la que se consume anualmente a nivel mundial. La dendroenergía es, por tanto, un recurso renovable de enorme potencial para satisfacer la demanda energética del Globo. Las masas boscosas proporcionan, además, aire limpio, agua y energía renovable con efecto neto neutro en cuanto a las emisiones de dióxido de carbono. "La gestión sostenible de los bosques nos conduce a un futuro más ecológico”, insisten desde la organización.

"Los bosques suponen una fuente de energía, ahora y una futura economía verde mundial”, continúan. Una mayor inversión en innovación tecnológica y en la gestión sostenible de los bosques es la clave para aumentar el papel de estos ecosistemas como fuente principal de energía renovable.

"Si invertimos en nuestro futuro sostenible, en el cumplimiento de varios Objetivos de Desarrollo Sostenible y en el fomento de una economía verde, un aumento de la superficie de arboledas sostenibles, familiares y comunitarias, y el uso de cocinas de leña no contaminantes y eficientes pueden facilitar el acceso de millones de personas más de los países en desarrollo a energía barata, fiable y renovable”, concluyen en la nota.

Santa Cruz genera el 31% de la basura de Bolivia

Se estima que en todo Bolivia se generan aproximadamente 5.170 toneladas de residuos cada día y de estos de estos aproximadamente el 31% se genera en el departamento de Santa Cruz, así lo señala el Ministerio de Medio Ambiente y Agua.

El municipio de Santa Cruz de la Sierra el que más genera. De acuerdo a información de Vladymir Gutiérrez, director general de Gestión Integral de Residuos Sólidos en la cartera ministerial antes mencionada, en lo que respecta al área metropolitana, conformado por las ciudades de Santa Cruz de la Sierra, Warnes, Cotoca, El Torno, La Guardia y Porongo se genera aproximadamente 1.463 toneladas de residuos municipales de forma diaria, de los cuales el 77,1% se generan en fuentes domiciliarias (viviendas) y un 22,9% en fuentes no domiciliarias (instituciones, comercios y otros). Solo el municipio de Santa Cruz de la Sierra aporta con más de 1.300 toneladas de desechos diarios, es decir la mayor parte de lo generado en el departamento.

"En una gran mayoría, debido a que se encuentran en malas condiciones (los botaderos), no cuentan con impermeabilización, sistema de gases, lixiviados y no se realizan monitoreos ambientales, esto incide en una mayor proliferación de vectores que pone en riego la salud, además de contaminar suelos y afectar la biodiversidad", afirmó Gutiérrez.

Respecto a la composición de los residuos domiciliarios en el área metropolitana de Santa Cruz, se calcula que un 55,03% son residuos orgánicos, un 21,96% son residuos reciclables y un 21,55% son residuos no aprovechables.

Vecinos ecológicos recuperan el 6% del potencial reciclable. Por su parte, Jhonny Bowles, gerente general de la Empresa Municipal de Aseo de Santa Cruz (Emacruz), fue más allá y comentó que en la actualidad se genera alrededor de 1.608 toneladas día en promedio, de esta cantidad cerca del 18% tiene potencial reciclable y dentro del cual solo un 6% es directamente recuperable por los vecinos ecológicos para su subsistencia.

Bowles también comentó que la Planta Separadora de Residuos está generando 100 empleos directos y beneficia a más de 800 familias que se dedican a la recolección de residuos reciclables. "Tenemos una unidad de separación de material reciclable con una capacidad de procesamiento de 100 toneladas por día, su funcionamiento es por medio de una cinta transportadora y la separación manual es realizada por vecinos ecológicos, quienes seleccionan y separan el cartón, papel, metales ferrosos, no ferrosos y otros que tengan valor reciclable. El trabajo se complementa con las prensas hidráulicas que hacen el prensado de estos materiales", explicó el gerente de Emacruz.

Además añadió que el 100% del producto final que sale de las prensas es comercializado por los vecinos ecológicos, siendo este proceso el inicio para establecer un nuevo modelo de gestión de residuos sólidos, donde la prioridad está en el aprovechamiento de los residuos y ya no en su entierro, aunque dejó en claro que en la actualidad el tratamiento que se le da a los residuos en nuestro municipio es el entierro en el relleno sanitario, a través de procesos técnicos normados y dando fiel cumplimiento a las leyes ambientales.

Por último, indicó que se está tratando de concienciar a la población para que tenga un mejor tratamiento de la basura.

"Es un proceso de años llegar a educar a toda la población para que cumpla sus obligaciones en este sentido. Lleva años de campañas de concienciación; sin embargo apostamos a la niñez y la juventud dando énfasis a universidades y colegios en cuanto a conciencia ambiental para formar una nueva generación de mejores vecinos para la ciudad de Santa Cruz de la Sierra", dijo Bowles.

Buscan darle un mayor aprovechamiento a la basura. En tanto, Moira Galvez, directora ejecutiva de la Fundación para el reciclaje (Fundare) de la Cámara de Industria y Comercio de Santa Cruz (Cainco), señaló que actualmente solo se recupera un 18% del material reciclable en Santa Cruz, siendo un trabajo de educación y capacitación entre los sectores privados y públicos para tener un mejor aprovechamiento de estos residuos. En este sentido comentó que el próximo 11 de mayo de este año se realizará el Foro del Reciclaje con motivo del Día Internacional del Reciclaje, que se conmemora cada 17 de mayo.

"Los residuos reciclables abren un mercado porque se le da un valor agregado, entonces generan fuentes de empleos, tanto en los desechos electrónicos, papel, plástico y otros. Estamos trabajando en los colegios, universidades y con instituciones. En este sentido se realizará el Foro del Reciclaje donde se va exponer el nuevo reglamento en Gestión Integral en Residuos y las actividades que realizan las industrias del plástico, papel y vidrio", informó Galvez.

"Lleva años de campaña de concienciación, pero apostamos a la niñez y la juventud dando énfasis en las universidades y colegios en cuanto a conciencia ambiental "

Jhonny Bowles
Gerente General de Emacruz

Hasta fin de año
Prevén dos envíos de residuos electrónicos

Trabajo. A final de la gestión 2016 la Fundación para el Reciclaje (Fundare) concretó la exportación de 14 toneladas de residuos electrónicos al mercado de Estados Unidos y para este año se tiene previsto dos envíos más al mismo destino, así lo informó Moira Galvez, directora ejecutiva de la Fundación.

En ese sentido, se prevé que para el mes de julio se realice la segunda exportación de residuos electrónicos y a fin de año una tercera. En ambos casos se espera pasar las 10 toneladas.

"Estamos trabajando desde el año 2014 aceptando todos los residuos electrónicos en nuestro Centro Ambiental ubicado en el Parque Industrial. Hemos acopiado más de 100 toneladas de residuos a la fecha", dijo.

También comentó que se separa los metales pesados de metales neutros, comercializando estos últimos en el mercado local.

El 2016 batió muchos récords

El año 2016 rompió todos los récords al alcanzar

una temperatura máxima mundial sin precedentes, un nivel excepcionalmente bajo de los hielos marinos y un aumento ininterrumpido del nivel del mar y del calor oceánico, informó hoy la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Fue el año más cálido del que se tenga constancia: registró una temperatura 1,1 grados Celsius por encima de los niveles preindustriales, lo que representa un aumento de 0,06 centígrados por encima del récord anterior registrado en 2015.

En cada uno de los 16 años transcurridos desde 2001, la temperatura mundial ha sido al menos 0,4 grados superior a la media del período de base de (1961-1990).

Las temperaturas medias mundiales de la superficie del mar en 2016 también fueron las más elevadas de las que se tenga constancia, exacerbadas por el fenómeno meteorológico de “El Niño”.

El fenómeno afectó en el tercer y cuarto trimestre de 2015 y se prolongó durante el primer trimestre de 2016.

“La Niña” y “El Niño” son dos fenómenos meteorológicos resultado de las fases opuestas de interacción entre la atmósfera y el océano Pacífico (incremento o bajada de la temperatura del agua) y tienen efectos opuestos en el clima de diferentes lugares del mundo.

Mientras que “El Niño” se produce cuando hay un incremento de las temperaturas, lo que tiene diferentes efectos en cada región del mundo, “La Niña” contribuye a un descenso de dichas temperaturas.

El nivel del mar a escala mundial ha aumentado 20 centímetros desde

el comienzo del siglo XX, debido principalmente a

la expansión térmica de los océanos y el deshielo de los glaciares y los casquetes de hielo.

Precisamente, la congelación de otoño de 2016 fue excepcionalmente lenta e incluso la extensión de los hielos marinos se contrajo durante algunos días a mediados de noviembre.

El nivel máximo estacional, de 14,52 millones de kilómetros cuadrados el 24 de marzo, fue el más bajo de los registros satelitales del período comprendido entre 1979 y 2016.

NIVELES DE DIÓXIDO

Los niveles de dióxido

de carbono en la atmósfera alcanzaron la marca simbólica de referencia de 400 partes por millón en 2015 (el último año para el cual se dispone de datos mundiales de la OMM) y no disminuirán por debajo de ese nivel durante varias generaciones futuras debido al carácter duradero del CO2.

a OMM destaca que hoy es posible probar claramente la existencia de vínculos entre el cambio climático provocado por el hombre y muchos casos de fenómenos extremos de efectos devastadores.

Entre los fenómenos extremos más importantes de 2016 cabe señalar las sequías graves que provocaron inseguridad alimenta-ria a millones de personas en las zonas meridional y oriental de África y América Central, y el huracán Matthew que afectó a Haití y que fue la primera tormenta de categoría 4 en tocar tierra desde el año 1963.

La OMM advierte de que las condiciones extremas no cesarán en el año 2017 dado que, al menos tres veces en este invierno boreal, en el Ártico se ha observado el equivalente polar de una ola de calor, y la presencia de intensas tormentas del Atlántico ha impulsado la entrada de aire cálido y húmedo.

Revalorizan las plantas nativas


1

Sólo el 10 por ciento de la cobertura vegetal de la ciudad corresponde a especies nativas del valle cochabambino como el molle. El 70 por ciento son especies exóticas como el eucalipto y el 20 restante nativas de otros lugares de Bolivia, según el plan municipal de forestación y reforestación.

Los cientistas aseguran que es necesaria la creación de políticas públicas y legislación para el cuidado de estas especies. Sólo el molle está protegido por la Ley 1278, sin embargo, resta su reglamentación.

Las zonas se caracterizaron por diferentes variedades de especies nativas, pero el crecimiento de la mancha urbana fue reduciendo su espacio y afectando el ecosistema natural.

Antes, debajo la cota 2.750 m.s.n.m del Parque Nacional Tunari, se podía encontrar el ll’oke y el aliso que ahora prácticamente no existen. El chillijchi y la jarka predominaban en la zona norte de la ciudad, contó la cientista ambiental Karen Córdova. El cedro es otra especie que desapareció.

La pérdida de estas especies ha impactado en el clima de la región y en la biodiversidad endémica o propia del lugar. Por ejemplo, la “monterita” era un ave que vivía en relación directa con la kewiña, una especie nativa de la cordillera del Tunari.

La ventaja de las especies nativas frente a las exóticas es su capacidad de adaptación. Además, requieren menos agua y se pueden reproducir de manera amena con el medio ambiente, indicó Córdova.

Las especies más introducidas fueron el ficus y paraíso, en el área urbana. El eucalipto y el pino, en los bosques, cuando se reforestó la zona periurbana de la ciudad para el manejo de cuencas, dijo la cientista.

Según el investigador del Centro de Biodiversidad y Genética de la Universidad de San Simón, Edgar Gareca, el área de distribución de las especies nativas en Bolivia se ha perdido en un 90 por ciento. Sólo un 10 por ciento se considera potencial.

Gareca considera que la presión antropogénica o del hombre y el proceso de urbanización de la tierra afectan el desarrollo de estos árboles.

“Las especies exóticas han cambiado el sistema, el ciclo del agua, el sustrato, la composición y acidez del suelo”, dijo.

Por su parte, la ingeniera forestal Sara Jiménez señaló que los procesos de forestación no han sido bien planificados.

“La composición florística es pobre, porque se han priorizado especies exóticas, ese el caso del paraíso y ficus, cuando se introducen otras especies, afectan la biodiversidad y al ecosistema”, aseguró Jiménez.

Otra de las falencias identificadas es que, además de la falta de cobertura vegetal, los árboles cumplieron su ciclo de vida natural, por lo que se requiere con urgencia un diagnóstico de esta situación en toda la región.

En los últimos meses, la tala de molles, jarkas y eucaliptos movilizó a activistas y ciudadanos. Tiquipaya y Vinto fueron los municipios más afectados.

Los profesionales recomiendan la rearborización con especies nativas, aunque hicieron énfasis en la planificación tanto para la siembra como para los cuidados. “Se debe ver la funcionalidad de las especies, la variedad y el tema urbano”, dijo.

Desde 1995, el Centro de Semillas Forestales (Basfor) cultiva las especies nativas del valle de Cochabamba que usan las alcaldías y la Gobernación para forestar sus áreas verdes.

El responsable de la producción, Jorge Valencia, comentó que cada especie se adapta a un tipo de suelo, altitud y clima del departamento. Por ejemplo, la kewiña es oriunda de lugares fríos y zonas altas. En tanto que el molle es una de las especies más adaptables.

Actualmente, dentro del plan maestro de forestación del municipio se usan los plantines de este vivero para las torrenteras de la zona norte que se hallan erosionadas por la sequía.

Bolivia, entre los países más vulnerables al cambio climático



No hay un solo lugar en el planeta que sea inmune a los efectos del cambio climático. Ante esa inevitable situación global, en la que hay regiones más vulnerables que otras, existen países capaces de combatir eficazmente los daños.


Una investigación del programa ND-GAIM Contry Index, del proyecto Iniciativa de Adaptación Global de la Universidad de Notre Dame (Estados Unidos) corrobora lo que hace un par de años alertó la Organización de Naciones Unidas: Bolivia tiene un alto nivel de vulnerabilidad ante el cambio climático y es uno de los países menos preparados de la región para sobreponerse a sus efectos.

A la cola de la región
Bolivia es el segundo país más vulnerable de Sudamérica a ser golpeado por el cambio climático (el primero es Guayana) y es el quinto menos preparado para mitigar los daños (Venezuela, Surinam, Guayana Francesa y Guayana están peor capacitados).


Chile, que ocupa el puesto 30 de la lista mundial, es el mejor puntuado de la región porque tiene un bajo nivel de vulnerabilidad y políticas de reacción eficientes y rápidas ante una catástrofe climatológica, señala el informe divulgado por el diario The Washington Post. Le sigue Uruguay, en el puesto 52.
Mientras que, a escala global, Europa (principalmente los países nórdicos), Oceanía, Rusia, Estados Unidos y Canadá, son las regiones que están más a salvo. Al final de la lista aparecen países de África, como Nigeria, Chad y República Centroafricana, que son los que mayor peligro enfrentan.

Vulnerabilidad y preparación
Para determinar qué país está más preparado y cuál corre mayor peligro frente los efectos del calentamiento global, el proyecto recoge datos que muestran la vulnerabilidad al cambio climático y otros desafíos globales en combinación con su prontitud para reaccionar ante una catástrofe y su capacidad de adaptación, señala el periódico catalán La Vanguardia.

En otros años
Esta investigación se realiza desde 1995, año en el que Bolivia ocupó el puesto 125, pero fue en 1998 cuando alcanzó su mejor puntaje: el puesto 118 de 181. En 2007 y 2008, es cuando estuvo más bajo en el ranking, ubicándose en el puesto 130.


El objetivo del proyecto de la universidad estadounidense es crear conciencia sobre el trabajo que aún queda por hacer y motivar a los gobiernos y a las empresas privadas a priorizar mejor las inversiones para una respuesta más eficaz ante los retos globales inminentes

Ecoinnovación reducirá el impacto ambiental en América latina y el caribe


Cuidado del medio ambiente será vital para el desarrollo.

La innovación verde o ecoinnovación es descrita, en términos generales, como la introducción de un nuevo -o significativamente mejorado- producto, proceso y/o método de comercialización y de organización en diversos ámbitos de las empresas para generar beneficios económicos y reducir el impacto ambiental.

Ese tema es estudiado en profundidad en dos nuevos documentos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). El primero de ellos, titulado Ecoinnovación y producción verde: una revisión sobre las políticas de América Latina y el Caribe, busca comprender los factores que determinan la ecoinnovación en las empresas latinoamericanas, así como las políticas y los instrumentos necesarios para impulsarla, en línea con los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Con ese propósito se revisa la literatura disponible, se examinan los desafíos y oportunidades de la región en esta área, se propone un marco analítico para el diseño y promoción de políticas sobre producción verde, se describen iniciativas internacionales de medición de la ecoinnovación y se presentan una serie de casos prácticos.

"Es necesario diseñar políticas que atiendan las debilidades de las empresas y que concilien la incorporación de tecnología, conocimiento e innovación en los procesos productivos para avanzar hacia una senda de crecimiento más inclusivo y sostenible. Ahora bien, no se puede diseñar ni implementar políticas o instrumentos sobre aquello que no se comprende", apunta el texto.

El segundo documento, que lleva por título Indicadores de producción verde: Una guía para avanzar hacia el desarrollo sostenible, propone, en tanto, un Sistema de Indicadores sobre Producción Verde (SIPV) para consideración de las oficinas nacionales de estadística (ONEs) y los ministerios y agencias relacionadas con las políticas industriales y de medio ambiente, entre otros actores.

Dicha guía -referida a la actividad industrial manufacturera- debe entenderse, según la CEPAL, como un conjunto de recomendaciones metodológicas para la producción de estadísticas sobre prácticas ambientales de las empresas. Si bien este instrumento es de aplicación voluntaria, se espera que el seguimiento de los lineamientos descritos pueda facilitar la producción de datos y su comparabilidad regional.