Ecologia, Medio Ambiente Bolivia

lunes, 28 de julio de 2014

32 millones de hectáreas ardieron en catorce años

En los últimos 14 años, es decir, del 2000 al 2013, Bolivia reportó un total acumulado de 32 millones de hectáreas quemadas, de las cuales 9,5 millones representan los incendios forestales. Esto significa un 30% del total de áreas quemadas, según estudio de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN) en tierras bajas del país.

La evaluación realizada a través de la monitorización espacial de los incendios forestales (Mcd64) ha evidenciado que hasta el año pasado el 71,3% de los incendios que afectaron al país ocurrieron en el departamento de Santa Cruz y el 23,7%, en Beni. Ambas regiones concentran el 95% de los incendios forestales en Bolivia.

En 2004, 2005 y 2010 hubo mayor cantidad de áreas quemadas en el territorio nacional, superando los 3 millones de hectáreas cada año. De estos tres años, 2010 superó el récord histórico nacional hasta entonces reportado en 2004, que fue de 4 millones de hectáreas afectadas por el fuego.

Los incendios forestales y la deforestación son las principales causas de pérdida de bosques en el país.



FAN, tres años de prevención

Humberto Gómez, director ejecutivo de FAN, explicó que el tema de los chaqueos se lo debe enfrentar desde un enfoque integral que logre equilibrar las acciones de contingencia y fiscalización, con acciones de prevención, considerando la necesidad de uso del fuego de la población y promoviendo la participación comunitaria y la colaboración de los actores involucrados en este tema. Desde hace tres años FAN trabaja en un proyecto en Roboré y en San José de Chiquitos, orientado a reducir la incidencia de los incendios forestales. La finalidad es que el agricultor o campesino haga uso apropiado de este método para habilitar sus tierras, desde gestionar el permiso para chaquear hasta lograr el apoyo entre pobladores en caso de emergencia.



Se viene la época de chaqueo

Agosto, septiembre y octubre son meses en que más chaqueos y quemas se dan. Precisamente esta es la época de calor y vientos fuertes, por lo que hay riesgos de que se produzcan incendios forestales.

Manlio Roca, secretario de Desarrollo Sostenible y Medioambiente de la Gobernación, indicó que la institución ha logrado consolidar una plataforma de manejo del fuego, un protocolo de atención a incendios, formar 7.000 bomberos y destinar Bs 30 millones en la política de manejo del fuego.

Roca dijo que no se descarta que este año se registren incendios importantes debido a la cantidad de material combustible que ha generado la época de lluvia, el mismo que está empezando a secarse.

Puede llegar El Niño

Marisol Portugal, del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), dijo que hay probabilidades de que los efectos climatológicos de El Niño se hagan sentir este año. “La experiencia que se tiene de los anteriores reportes de El Niño es que se presenta con bastante precipitación en el oriente boliviano”, dijo.

Portugal indicó que no se puede pronosticar si agosto, septiembre y octubre, periodo en que los agricultores practican quemas para habilitar sus tierras, se caracterizarán por ser meses secos, por lo que se pueden registrar incendios forestales. Se hace un seguimiento a las temperaturas del océano Pacífico


Residuos tóxicos tiñen de seis colores al año las aguas del Rocha

De un tiempo a esta parte, el Rocha se convirtió en uno de los ríos más camaleónicos de la región, debido a que en sus aguas descargan abundantes líquidos residuales que alteran su color natural.

Es así que, a lo largo del año, este río adopta al menos media docena de colores, según un análisis del presidente del Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade), John Zambrana.

Ante la más mínima alteración en su color habitual, Zambrana analiza prolongada y exhaustivamente esta corriente de agua, desde inmediaciones del puente de Quillacollo.

“ROJO SANGRE”

Una de las tonalidades del Rocha que es más acentuada en la región donde se origina el caudal del río (hacia Sacaba), es la rojiza.

Zambrana explicó que este color resulta cuando las faenadoras instaladas a lo largo del tramo del Rocha echan sus aguas con sangre y residuos de animales.

“Hay faenadoras de pollos, de cerdos, inclusive el matadero de Sacaba expulsa directamente sus aguas al río”, observó Zambrana.

Por tanto, la sangre y los restos de los animales carneados determinan parcialmente el color del Rocha, en ciertas temporadas del año.

COLOR ROSA

Aunque resulte difícil de creer, en ciertas épocas este río también se pinta de rosa intenso.

Las fábricas de papel higiénico son las que generan esta alteración tan fuera de lo común. Y es que muchas de ellas usan ciertos químicos para teñir sus productos y lo que les sobra es almacenado en tanques u otro tipo de recipientes.

Cuando la capacidad de almacenamiento es insuficiente, las fábricas expulsan estas aguas teñidas al río, alterando su color natural a rosa.

Al igual que estas empresas, ciertas urbanizaciones tienen estanques donde guardan sus líquidos prolongadamente y luego, cuando ya están putrefactos, los tiran en cantidad al cauce del Rocha.

Tras esta acción, el río se torna negro, color característico de las aguas guardadas.

En algunos casos, el negro además se hace denso y oloroso porque algunas empresas también desvían sus aguas añejas a este río.

COCA EN LA SUPERFICIE

Más hacia el municipio de Sacaba, Zambrana fue testigo del cambio de color del Rocha a una tonalidad verdosa.

Esta situación le motivó a hacer un recorrido por las comunidades situadas en las laderas del cauce del Rocha (al este del departamento), donde descubrió que la gente echaba restos de coca molida al río.

Después de esta acción, el río Rocha, además de pintarse de verde, tenía restos de partículas de coca molida flotando en su superficie.

Las alteraciones en la tonalidad del río descritas hasta el momento responden a factores artificiales, sin embargo, también hay elementos naturales con la capacidad de cambiar de color las aguas del Rocha.

Uno de ellos es la lluvia que, cuando es intensa, arrastra rocas sedimentadas, como la arcilla y otros materiales que tiñen de café oscuro al río Rocha.

Además, en temporada de lluvia, el tono que luce esta corriente es parecido a un café claro y a medida que el nivel de agua crece el agua se torna más cristalina.

Estos colores finales permanecen por poco tiempo en el cauce del río, mientras que los colores rojo, rosado, verde o negro se acentúan más en época de estiaje, es decir, cuando el caudal está en su nivel más bajo.

CALIDAD MALA

En general, la contaminación en el río Rocha es elevada, y da cuenta de ello un informe de auditoría ambiental proporcionado por Focomade.

El mismo indica, entre otros cosas, que la calidad de este río es “mala” a “muy mala”, por tanto, sus aguas no son apropiadas para el uso humano, si antes no son debidamente tratadas.

Según el mismo informe, cualquier agua con calidad “media” tiene un nivel de calificación de 51, no obstante el Rocha apenas alcanza la calificación de 20 a 30.

CONSECUENCIAS

Pese a esta situación de evidente contaminación en el Rocha, aún hay gente que emplea estas aguas para cuidar su higiene personal, lavar ropa, regar plantas e incluso para actividades pecuarias.

No obstante, según Zambrana, esto representa un riesgo para la salud, ya que los vegetales comestibles mojados con estas aguas generan diarrea, cólera y otras enfermedades gástricas a la población.

CULPABLE

Zambrana señaló al crecimiento de la mancha urbana en el departamento como una de las causas que ocasionó la desmedida contaminación que actualmente existe en el río Rocha.

El tramo más contaminado del río

Uno de los tramos más contaminados del río Rocha, según el Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade) es el que está entre el puente Kyllmann y la planta de tratamiento de Alba Rancho.

Este tramo responde al ítem de calificación “altamente contaminado” y su índice oscila entre los 22.45.

Presencia fecal alta en el Rocha

Todos los residuos que se descargan al río Rocha contienen valores “coli fecales” por encima de los permitidos, según un informe del Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade).

Existen especialmente dos sectores de donde más derivan este tipo de sustancias: uno en Sacaba y otro en Quillacollo.
De un tiempo a esta parte, el Rocha se convirtió en uno de los ríos más camaleónicos de la región, debido a que en sus aguas descargan abundantes líquidos residuales que alteran su color natural.

Es así que, a lo largo del año, este río adopta al menos media docena de colores, según un análisis del presidente del Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade), John Zambrana.

Ante la más mínima alteración en su color habitual, Zambrana analiza prolongada y exhaustivamente esta corriente de agua, desde inmediaciones del puente de Quillacollo.

“ROJO SANGRE”

Una de las tonalidades del Rocha que es más acentuada en la región donde se origina el caudal del río (hacia Sacaba), es la rojiza.

Zambrana explicó que este color resulta cuando las faenadoras instaladas a lo largo del tramo del Rocha echan sus aguas con sangre y residuos de animales.

“Hay faenadoras de pollos, de cerdos, inclusive el matadero de Sacaba expulsa directamente sus aguas al río”, observó Zambrana.

Por tanto, la sangre y los restos de los animales carneados determinan parcialmente el color del Rocha, en ciertas temporadas del año.

COLOR ROSA

Aunque resulte difícil de creer, en ciertas épocas este río también se pinta de rosa intenso.

Las fábricas de papel higiénico son las que generan esta alteración tan fuera de lo común. Y es que muchas de ellas usan ciertos químicos para teñir sus productos y lo que les sobra es almacenado en tanques u otro tipo de recipientes.

Cuando la capacidad de almacenamiento es insuficiente, las fábricas expulsan estas aguas teñidas al río, alterando su color natural a rosa.

Al igual que estas empresas, ciertas urbanizaciones tienen estanques donde guardan sus líquidos prolongadamente y luego, cuando ya están putrefactos, los tiran en cantidad al cauce del Rocha.

Tras esta acción, el río se torna negro, color característico de las aguas guardadas.

En algunos casos, el negro además se hace denso y oloroso porque algunas empresas también desvían sus aguas añejas a este río.

COCA EN LA SUPERFICIE

Más hacia el municipio de Sacaba, Zambrana fue testigo del cambio de color del Rocha a una tonalidad verdosa.

Esta situación le motivó a hacer un recorrido por las comunidades situadas en las laderas del cauce del Rocha (al este del departamento), donde descubrió que la gente echaba restos de coca molida al río.

Después de esta acción, el río Rocha, además de pintarse de verde, tenía restos de partículas de coca molida flotando en su superficie.

Las alteraciones en la tonalidad del río descritas hasta el momento responden a factores artificiales, sin embargo, también hay elementos naturales con la capacidad de cambiar de color las aguas del Rocha.

Uno de ellos es la lluvia que, cuando es intensa, arrastra rocas sedimentadas, como la arcilla y otros materiales que tiñen de café oscuro al río Rocha.

Además, en temporada de lluvia, el tono que luce esta corriente es parecido a un café claro y a medida que el nivel de agua crece el agua se torna más cristalina.

Estos colores finales permanecen por poco tiempo en el cauce del río, mientras que los colores rojo, rosado, verde o negro se acentúan más en época de estiaje, es decir, cuando el caudal está en su nivel más bajo.

CALIDAD MALA

En general, la contaminación en el río Rocha es elevada, y da cuenta de ello un informe de auditoría ambiental proporcionado por Focomade.

El mismo indica, entre otros cosas, que la calidad de este río es “mala” a “muy mala”, por tanto, sus aguas no son apropiadas para el uso humano, si antes no son debidamente tratadas.

Según el mismo informe, cualquier agua con calidad “media” tiene un nivel de calificación de 51, no obstante el Rocha apenas alcanza la calificación de 20 a 30.

CONSECUENCIAS

Pese a esta situación de evidente contaminación en el Rocha, aún hay gente que emplea estas aguas para cuidar su higiene personal, lavar ropa, regar plantas e incluso para actividades pecuarias.

No obstante, según Zambrana, esto representa un riesgo para la salud, ya que los vegetales comestibles mojados con estas aguas generan diarrea, cólera y otras enfermedades gástricas a la población.

CULPABLE

Zambrana señaló al crecimiento de la mancha urbana en el departamento como una de las causas que ocasionó la desmedida contaminación que actualmente existe en el río Rocha.

El tramo más contaminado del río

Uno de los tramos más contaminados del río Rocha, según el Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade) es el que está entre el puente Kyllmann y la planta de tratamiento de Alba Rancho.

Este tramo responde al ítem de calificación “altamente contaminado” y su índice oscila entre los 22.45.

Presencia fecal alta en el Rocha

Todos los residuos que se descargan al río Rocha contienen valores “coli fecales” por encima de los permitidos, según un informe del Foro Cochabambino de Medio Ambiente y Desarrollo (Focomade).

Existen especialmente dos sectores de donde más derivan este tipo de sustancias: uno en Sacaba y otro en Quillacollo.


Cochabamba La ciudad más contaminada del país asume reto de salir del fondo

La clasificación de Cochabamba como la cuarta ciudad más contaminada de Latinoamérica ha provocado que este departamento sea apuntado como un ejemplo negativo nacional e internacionalmente, pero también despertó una especie de remordimiento colectivo en los cochabambinos.

Es así que, a poco menos de tres meses de la presentación de este ranking por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el departamento ya existen planteamientos factibles, e incluso con fecha de ejecución, que proyectan lidiar con la problemática de la contaminación.

Uno de ellos es la Revisión Técnica Vehicular (RTV) que, según el departamento de Gestión de Calidad del Aire del municipio, será una medida que se aplicará a partir del mes de septiembre de forma obligatoria y gratuita.

Esta solución, frente a las demás que existen, es una de las más urgentes, en vista de que el 90 por ciento de las partículas contaminadas que respira la población proviene del parque automotor.

No obstante, según el asesor del proyecto “Aire Limpio” de Swisscontact, Ronald Vásquez, esto no significa que todos los vehículos son culpables del exceso de polución, sino aquellos que ya cumplieron su ciclo de vida.

Por tanto, con la RTV se diagnosticará el estado del motor de los autos y, en caso de que los mismos estén fuera de norma, se les emitirá una boleta de recomendaciones, mas no se les prohibirá circular.

FOCOS TÓXICOS

Por otra parte, el 10 por ciento restante de la nube tóxica que envuelve a la ciudad es causado por las ladrilleras, yeseras y caleras artesanales.

Estas empresas, en su mayoría familiares, aún conservan los procesos de producción de la época de la Colonia. Es decir, realizan la cocción de sus piezas en hogueras donde arden troncos, plásticos e incluso gomas.

Sin embargo, con el respaldo del Programa de Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales de América Latina para mitigar el Cambio Climático (EELA), algunos productores implementaron hornos de cocción de ladrillos más amigables con el medio ambiente, que funcionan con gas.

Pese a que la propuesta de EELA fue aceptada por un grupo de fabricantes de ladrillos, aún resta mucho por hacer si se trata de paliar la contaminación.

Es por eso que, tras el informe de la OMS, también se retomó la intención de reubicar a los ladrilleros, yeseros y caleros al municipio de Santiváñez, determinación con la que este sector está de acuerdo.

ACCIONES

Cada uno de estos planteamientos apuntan a la reducción de los índices de contaminación en la ciudad, que alcanzan hasta las 200 partículas por cada centímetro cúbico de aire, cuando lo recomendable desde la OMS es no mayor a 50.

Lo peor, según Vásquez, es que en esta temporada invernal la situación se agrava por factores como la inversión térmica, chaqueos, incendios forestales, entre algunos.



MICROSCÓPICO

La combustión de materiales tan simples como la madera, gas u otros, es nociva para la salud.

Aunque a simple vista parecería que a medida que la biomasa arde, desaparece, lo que en realidad sucede es su transformación en partículas extremadamente pequeñas y con la capacidad de penetrar hasta los alvéolos pulmonares.

Al final, a corto o largo plazo esta polución degenera la vida de las personas sanas y amenaza de muerte a las que desarrollaron enfermedades respiratorias o cardíacas.

AGUAS SUCIAS

Un poco más abajo de esta humareda de contaminación que cubre la urbe cochabambina, específicamente en las corrientes de agua natural que circulan por el departamento, la situación es similar.

Por ejemplo, actualmente el río Rocha, además de arrastrar piedras también carga restos de coca triturada, desechos de mataderos y otros elementos que son depositados por la población que está asentada en sus alrededores.

El nivel de contaminación en este río sube o baja a lo largo del año, no obstante pocas veces desaparece.

Pese a esto, los agricultores usan esas aguas para regar sus cultivos y, en algunos casos, incluso beben este líquido.

Las autoridades están conscientes de esta acción y es por eso que sugirieron instalar plantas que permitan tratar las aguas del Rocha, solo así su uso no será una amenaza para la salud de la población. No obstante, esta intención aún no se ha materializado.

Entre tanto, este panorama tóxico que caracteriza a la denominada Ciudad Jardín de Bolivia se torna más peligroso conforme bajan las temperaturas.

En la Llajta se respira partículas de plástico y metal quemado

Después de Santa Cruz, Cochabamba es el segundo departamento de Bolivia que alberga a más ladrilleras, con un total de 387, según la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact). Esta cifra se traduce en niveles de contaminación que alcanzan hasta los 400 microgramos de partículas por cada metro cúbico del aire. El nivel permitido por la Organización Mundial de la Salud es de 50 microgramos.

Este elevado índice de contaminación atmosférica es característico de las zonas productoras de ladrillos, como Champarrancho (al sur de la ciudad), Colcapirhua y Sacaba, entre otras zonas.

Excepcionalmente, estos contaminantes se dispersan hacia la urbe, según el asesor del proyecto “Aire Limpio” de Swisscontact, Ronald Vásquez.

El técnico agregó que solo en caso de vientos u otro tipo de condiciones meteorológicas las partículas se mueven, a diferencia de los gases que emite el parque automotor, que flotan por casi todo el territorio.

Pese a que estas partículas afectan solamente a las regiones ladrilleras, su emisión añade en un 10 por ciento la contaminación total que se genera en el valle.

PRÁCTICA ANTIGUA

¿Por qué el proceso de producción de ladrillo, yeso o cal contamina tanto?

En general, la fabricación de estos materiales en el mundo no representa una amenaza para el medio ambiente, sin embargo, en el país sí lo es porque el proceso de producción que se emplea es bastante rudimentario.

Según la asesora del Programa de Eficiencia Energética en Ladrilleras Artesanales de América Latina, para mitigar el Cambio Climático (EELA), Wendy Villarroel, los productores usan hornos tipo volcán para la cocción de sus piezas.

Estos “aparatos” artesanales tienen la apariencia de una campana con unos cuantos orificios descubiertos por donde se libera humo nocivo desmedidamente.

Pero lo peor no es eso, sino el material que los comunarios queman para cocer sus ladrillos. Desde aserrín, troncos, diésel, plástico e incluso llantas.

Por tanto, el aire que respiran los pobladores de la zona se contamina con monóxido de carbono (CO), óxido de nitrógeno (NO), dióxido de azufre (SO2), entre otros.

ALTERNATIVAS

Mitigar este problema es un tanto delicado, debido a que prohibir la fabricación de ladrillos significaría quitar fuentes laborales a familias.

Es así que las alternativas planteadas responden más a intereses, tanto de los ladrilleros como de los afectados.

Desde EELA se propuso mejorar tecnológicamente estas industrias artesanales. Por ejemplo, usando máquinas ventiladoras que inyectan aire a los hornos para que el tiempo de cocción de las piezas sea menor.

También se planteó utilizar gas, en vez de encender fuego con leña, entre otras alternativas.

Por otra parte, un informe presentado por la Contraloría General del Estado reveló que la Gobernación del departamento propuso trasladar estas industrias a Santiváñez. Sin embargo, la intención se quedó en mera propuesta y no pudo hacerse efectiva.

El mismo informe señala que otros municipios, que alojan a ladrilleras, yeseras y caleras, (como Sacaba o Colcapirhua) no asumieron medidas al respecto.

REUBICACIÓN

En vista de que el impacto de los mencionados planteamientos fue poco o casi nulo, recientemente el director de la Secretaría de la Madre Tierra, Germán Parrilla, informó que están en una etapa de la revisión final de un reglamento para las ladrilleras. Parrilla dice que entablaron las reuniones necesarias con el sector y éste dio su visto bueno al mismo.

“Tenemos la aprobación social, que es lo más importante”, agregó.

La autoridad explicó que con el reglamento aprobado y el Plan de Reordenamiento de Champarrancho (que fue reformulado junto con Swisscontact), las ladrilleras serán más eficientes no solo en funcionamiento y producción, sino también ambientalmente.

NUEVO HORNO

Por otra parte, Parrilla indicó que con estos proyectos, el horno volcán que usan los ladrilleros (que no tiene un control de emisión de gases de efecto invernadero) podría ser reemplazado por hornos tipo túnel.

Este modelo de horno fue planteado por EELA y la Universidad Católica, con la intención de mitigar las sustancias que se generan en el proceso de producción de ladrillos, yeso y cal.

sábado, 26 de julio de 2014

Militares serán capacitados para ayudar a reducir incendios forestales

Al igual que se prepara a población de áreas rurales de Beni, Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y Pando; cadetes y militares serán capacitados en la prevención y control del fuego en la Amazonía boliviana, provocado generalmente por el chaqueo.

Se prevé la participación de 350 cadetes y militares, quienes obtendrán conocimientos relacionados al uso adecuado del fuego, su comportamiento y las formas de prevención y control para evitar incendios en los bosques.

(La Paz, 25 de julio del 2014). A través del Programa Amazonía sin Fuego (PASF) financiado por CAF -banco de Desarrollo de América Latina-, la Agencia de Cooperación italiana y el Gobierno de Brasil; cadetes y militares bolivianos serán capacitados en el control del uso del fuego y en alternativas que lo sustituyan en las prácticas agropecuarias, con el propósito de que la institución castrense pueda apoyar -en las comunidades indígenas y rurales- a la reducción de los incendios forestales que afectan al medio ambiente y a la salud de las personas.

Emilio Uquillas, director representante de CAF en Bolivia señaló que la institución financiera, conjuntamente con la cooperación de Italia y Brasil, apoyan activamente al Estado boliviano en el trabajo para la reducción de incendios forestales que, solo en los últimos 10 años, han significado la pérdida de más de 20 millones de hectáreas de bosque.

“CAF tiene la misión de apoyar el desarrollo sostenible de sus países socios, el cual solo es posible si se sustenta en la conservación y buen manejo de los recursos naturales. El programa Amazonía sin Fuego se enmarca en este propósito, pues busca lograr un equilibrio entre la preservación de los bosques bolivianos y la labor agropecuaria de las poblaciones”, adicionó Uquillas.

Los incendios, en general, son provocados por el tradicional “chaqueo”, que en las comunidades rurales es tradicionalmente aplicado para el desmonte de los bosques como preparación del terreno para los cultivos. El impacto del fuego en un área boscosa es mucho mayor que en los pastizales, pues una superficie afectada puede tardar de 5 a más de 30 años en regenerarse, mientras que el pasto se reproduce, aunque degradándose, de un año a otro.

Con el propósito de evitar este serio problema ambiental, en coordinación con el viceministerio de Defensa Civil, se realizará el Taller Quema Controlada en La Paz del 28 al 30 del presente mes, en las instalaciones del Colegio Militar. En el evento se prevé la participación de 350 cadetes y militares, quienes -gracias a la formación brindada por expertos del Instituto de Medioambiente y Recursos Naturales de Brasil (IBAMA/Prevfogo) y de los técnicos del PASF- obtendrán conocimientos relacionados al uso adecuado del fuego, su comportamiento y las formas de prevención y control para evitar incendios en los bosques.
En el taller también se compartirán experiencias de prácticas agrícolas alternativas al fuego, como el manejo sostenible del pastizal, el uso de leguminosas para la preparación de suelos, los sistemas agroforestales y la propiedad rural integrada.
Este Programa se viene aplicando en el país desde octubre de 2011 en 49 municipios de los departamentos de Beni, Cochabamba, La Paz, Santa Cruz y Pando, principalmente en comunidades rurales e indígenas. Hasta la fecha ya se han capacitado a más de 10.000 personas, entre técnicos municipales y departamentales, asociaciones de productores y comunarios. Datos de la Autoridad de Bosque y Tierra (ABT) señalan que entre 2010 y 2013 los focos de calor se redujeron en 81%, determinando una disminución en la pérdida del patrimonio forestal de 300.000 a 76.000 hectáreas.
El PASF es ejecutado por la Autoridad Plurinacional de la Madre Tierra, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, implementando acciones que apuntan, en el mediano plazo, a disminuir la incidencia de incendios forestales en la Amazonía Boliviana y generar actividades de desarrollo sostenible en las áreas de intervención.


jueves, 24 de julio de 2014

Oruro Persiste contaminación de ladrilleras en la ciudad

Las ladrilleras contaminan el medio ambiente con la quema indiscriminada de llantas, zapatos y ropa, elementos que generan mayor contaminación por el tipo de humo que producen estos materiales; esta actividad antiecológica que tiene larga data desafortunadamente no dismimuye, señaló el director de Gestión y Salud Ambiental del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro, Sergio Colque.

Manifestó que los hornos ladrilleros, instalados en la zona Este de la ciudad, se convierten en el segundo contaminante más grande del medio ambiente en Oruro, por el excesivo humo que generan al quemar objetos tóxicos.

"Son aspectos que las ladrilleras deben cuidar, porque si utilizan este material como su combustible es muy dañino para la salud de las personas, en especial para las que viven por ese sector", señaló.

Explicó que en Oruro se evidenció que estas empresas ladrilleras artesanales son las que ahora están contaminando en gran medida el medio ambiente.

Manifestó que existen varias familias que se dedican a este rubro, que es la elaboración de ladrillos, con las cuales se conversó para que de alguna manera subsanen la contaminación que producen.

"Estamos a cargo de mitigar el tema de la contaminación ambiental que suceda en el municipio y mediante la unidad de Control Ambiental se realizarán inspecciones para verificar si existe una mejora de parte de las ladrilleras", aseguró.

Mencionó que en el sector Noreste y Este se aprecia que el humo de las chimeneas a partir de las 08:30 horas, se concentra por lo menos una hora y media. La quema indiscriminada provoca problemas de salud tanto en las personas como en los animales.

miércoles, 23 de julio de 2014

Incendio en Tomatas se torna incontrolable

Desde hace tres días, los bomberos voluntarios, comunarios y grupos de apoyo trabajan para mitigar el incendio que afecta a la zona de Tomatas Grande en el municipio de San Lorenzo.

Según el reporte de la Policía, el incendio inició el domingo 20 de julio aproximadamente a las 18.00 horas y pese al despliegue de las cuadrillas de emergencia y el apoyo de los comunarios el fuego avanzó de forma considerable ingresando a lugares inaccesibles de la serranía.

El comandante departamental de la policía, Ernesto Michel, informó ayer, que hasta el mediodía, el incendio que se originó en la comunidad de Tomatas Grande, no pudo ser controlado debido a la geografía accidenta, toda vez que el fuego avanzo a lugares donde no se puede acceder.

“Lamentablemente, los bomberos no pudieron controlar el fuego, donde están trabajando el personal de bomberos y es importante que la población sepa que el lugar donde está el incendio no se puede acceder ni a pie”, comento.

La autoridad policía indicó que se redobló las cuadrillas de trabajo y mientras no se logre controlar el fuego no se puede establecer la cantidad de hectáreas afectadas y el daño que se causó.

El director de la unidad de gestión de riesgos de la Gobernación, Omar Galarza, señaló que se capacitó a más de 500 conscriptos de las unidades militares acantonadas en la ciudad, como bomberos forestales, a fin de apoyar a las unidades de emergencia en caso de reportarse incendios. Sin embargo, señaló que se coordina con los ejecutivos seccionales de los once municipios del departamento para realizar una campaña de prevención sobre chaqueos para evitar nuevos incendios.