viernes, 2 de diciembre de 2016

Agua de la minería causa daños y su escasez altera la producción

Reconocer que la minería ocasiona una serie de problemas en el uso del agua potable, pues la contamina directamente, es un hecho admitido por necesidad de consumo "obligado", lamentablemente con pocos planes de remediación, como sucede por ejemplo en el caso del río Huanuni, y en el curso del río Desaguadero cuyas aguas contaminan extensas superficies de terreno, pero siguen fluyendo, pasando por varias comunidades, sembradíos y quedando en "ojos" de abastecimiento para consumo humano y algunos abrevaderos para el ganado.

El problema se ha generalizado en el último tiempo en casi todas las empresas mineras, las estatales y las privadas, la minería chica y la cooperativizada también tienen problemas, pues el factor de una aguda sequía en la región involucra, no sólo a los sectores agrícolas y ganaderos, sino también al minero, este último con serias restricciones para el desarrollo de sus actividades cotidianas.

Frente a este problema que es de conocimiento de las autoridades, el ministro de Minería, César Navarro, determinó solicitar informes en los centros mineros del país, en especial de la zona occidental, donde la escasez del líquido obliga a cambiar los planes de refinación de minerales, aspecto que disminuye ostensiblemente el rendimiento del ingenio Santa Elena en Huanuni, donde la producción bajo de 200 a 100 toneladas mensuales. El fenómeno natural se presentó en agosto, pero se agudizo en septiembre y octubre, perjudicando el plan de producción trazado en Huanuni.

El bajo rendimiento en Huanuni se agudiza por la falta de operación del nuevo ingenio Lucianita, aunque en este caso, como dicen los dirigentes "el pecado es original", ya que desde su instalación no contaba con el líquido necesario, ni siquiera para hacer la prueba de funcionamiento. Esa imprevisión no ha podido solucionarse y en todo caso, no hay perspectiva de una pronta actividad de ese moderno equipo, porque el agua existente, no cubre ni siquiera la necesidad del Ingenio Santa Elena que funciona a "media máquina".

En el caso de la mina Colquiri, se dispuso el racionamiento en la distribución de agua y en el uso del líquido en la mina, situación que altera los planes productivos en el proceso de refinación de los concentrados de estaño y zinc, por lo que se trabaja en un plan de emergencia para reciclar el agua del ingenio, con lo que puede compensarse sólo en parte la falta de agua.

El peligro de "reciclar el agua", significa el uso de este líquido ya contaminado y muy ácido que ocasiona el rápido deterioro de equipos, el caso de perforadoras, bombas de agua, barrenos y otros instrumentos que deberán ser reemplazados en poco tiempo. Este efecto negativo se observará en Huanuni y en Colquiri, donde reciclan agua ácida.

En el caso de los dos distritos, por el sistema de explotación de las vetas en interior mina, el uso de agua es imprescindible para el funcionamiento de las perforadoras, aparte por supuesto y en la parte exterior de trabajo, los ingenios no funcionan si no tienen suficiente flujo de agua. El tema es de preocupación de las autoridades mineras que buscarán soluciones de emergencia, para salvar las operaciones regulares, en un periodo de sequía que como se observa llegó hasta el sector minero.

En el sector de La Paz, muy cerca a Hampaturi, se trabaja en un proyecto para recircular el agua de modo que algunas operaciones mineras de la zona no se perjudiquen por la carencia de agua para las actividades de interior mina y para el trabajo que se hace en los ingenios. El proceso de recirculación de agua, es una alternativa en las operaciones mineras en minas paceñas.

INTERESANTE OFERTA RUSA

Frente al complicado problema de la escasez de agua en el sector minero, asunto que puede prolongarse por más tiempo, representantes de la empresa rusa Mintek Internacional que tiene su agencia de operaciones en la ciudad de Oruro, emitió una oferta al sector minero en general, al Gobierno y las empresas privadas, se incluye la pequeña minería y las cooperativas, un sistema de moderna tecnología y absolutamente limpia, que no requiere de agua para el procesamiento de minerales concentrados y puede separar los diferentes componentes sin afectar en lo más mínimo el medio ambiente, como sucede con los métodos tradicionales que utilizan grandes cantidades de agua, que se desecha y contamina a su paso extensiones cultivables de tierra.

La oferta de Mintek, será "socializada" para conocimiento de los operadores mineros, que están buscando soluciones prácticas para salvar la crisis que produce la sequía y en algunos casos la imprevisión en la instalación de servicios acuíferos, como el de Lucianita en Huanuni.

En esta crisis del agua, lo que tranquiliza es la provisión casi regular de agua potable en los distritos mineros, informándose que la población civil en el caso de Huanuni, Colquiri, se menciona también Siglo XX, Corocoro y otros centros de actividad minera, tiene agua potable proveniente de fuentes naturales, que son cuidadas celosamente por los pobladores, evitando el consumo indebido o su desvío a faenas mineras, en ese sentido los servicios hospitalarios, los establecimientos educativos y los vecinos, tienen el líquido vital con muy pocas restricciones, pero igualmente con alerta vigente por la persistente sequía.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Este año cierra con cifra récord de chaqueos



Analizando la temporada de chaqueo el Sistema de Alerta Temprana de Incendios Forestales (Satif) de la Gobernación reveló que agosto fue el mes que registró la mayor cantidad de focos de quema y que este año superó a 2010 por 38 casos.

Según los datos estadísticos, 2010 anotó 32.838 focos de calor siendo superado por 2016 que presentó 32.876 casos.

Si bien ni un mes del presente año superó los 11.824 casos de agosto de 2010, pero en el mismo mes de 2016 se chaqueó en 8.336 ocasiones.

En lo que va de noviembre el día de mayor quema fue el 1, con 378 focos, seguido del 6, con 229 casos, y el 7, con 210. Según los pronósticos se vienen días lluviosos en diciembre, dando por concluida la época de chaqueos en la región.

Aunque no es habitual la quema de campos en la temporada lluviosa en la que estamos ingresando, el Setif tiene el número telefónico 800-148139 para cualquier denuncia o pedido de auxilio.

Foro nacional propone intercambiar saberes ancestrales con tecnología para enfrentar el cambio climático



El foro "Sistema Nacional de Alerta Temprana Agropecuaria para la Resiliencia ante el Clima" propuso el intercambio de saberes ancestrales con la tecnología para hacer frente al cambio climático, se informó.

Hugo Mamani, técnico de Alerta Temprana, de la Unidad de Contingencia Rural del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, explicó que este intercambio pretende utilizar una especie de sensores humanos que recojan las predicciones de los animales silvestres, los astros y el comportamiento de la naturaleza, para unirlos con sensores tecnológicos y así lograr un pronóstico a corto, mediano y largo plazo; con el propósito de entregar una información eficaz para el sector productivo y obtener un rendimiento productivo, muy eficiente respecto a amenazas agro meteorológicas.

"Esta combinación entre lo ancestral y lo tecnológico sería una primera experiencia para profesionales, se tiene que integrar muchas ciencias incluso la biología, realmente es un desafío para los científicos", aseguró, según cita un boletín institucional.

El Ministerio, a través de la Unidad de Contingencia Rural, organizó el Foro “Sistema Nacional de Alerta Temprana Agropecuaria para la Resiliencia ante el Clima”, que se llevó adelante en el Hotel Real Plaza de la ciudad de La Paz, donde instituciones involucradas en este tema coincidieron en apoyar al sistema nacional de alerta temprana agropecuaria, interactuando saberes ancestrales con tecnología.

En el Foro Taller participaron personalidades e instituciones involucradas en el tema del cambio climático, helvetas swiss intercooperation, cooperación suiza en Bolivia, Universidad Mayor de San Andrés, Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología, el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras y productores de diferentes municipios del país.

En el encuentro, Desarrollo Rural presentó las características del "Sistema de Alerta Temprana Agropecuario Plurinacional” (SAT)", que permite brindar información oportuna sobre amenazas, a fin de evitar situaciones de riesgo de desastre, perjudicando a los productores en todo el territorio nacional.

"El SAT agropecuario emite pronósticos y alertas de amenazas, para actores del sector agropecuario como herramienta para la reducción de pérdidas productivas y económicas. Asimismo activa mecanismos de planificación y respuesta en las unidades productivas antes, durante y después del ciclo productivo, para prevenir de manera oportuna", indicó Mamani.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Se queman más de 140 ha en el Tunari



El Parque Nacional Tunari (PNT) ardió por segundo día ayer, luego que el incendio que comenzó el miércoles se reactivó presuntamente por las brasas.

Hasta antes del segundo siniestro se quemaron 140 hectáreas de vegetación nativa y pajonales, según el informe de la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Gobernación.

El fuego se reavivó luego después del mediodía y la humareda podía verse desde el centro de la ciudad. La zona más afectada fue la comunidad de Lequepampa por la Taquiña. Se estima que se quemaron 30 hectáreas más.

“Es posible que las brasas que se quedaron reavivaron fuego o por el efecto del calor que mediante el reflejo de botellas de cristal que dejan los turistas que visitan el Parque producen un efecto lupa que quema”, dijo el jefe de Bomberos, José L. García.

En este nuevo incendio se quemaron pastizales y hierbas secas. Las llamas fueron sofocadas por el SAR-FAB, el Servicio de Búsqueda y Rescate de la Armada Boliviana, la Brigada de Emergencia de la Cervecería y la UGR. El fuego fue controlado luego de ocho horas.

El responsable de la UGR, Óscar Soriano, explicó que los grupos que intervinieron se dividieron para aplacar las llamas en diferentes sectores desde la parte alta, baja, este y oeste, pero las ráfagas del viento y la vegetación seca les jugaron en contra.

Soriano dijo que por lo escarpada de la zona hubo personal que se lastimó el tobillo y las piernas cuando tropezó con las piedras en el momento en que sofocaban las llamas, pero ninguno reviste gravedad.

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, reconoció que la falta de una mejor coordinación y comunicación impidió que se utilice el helicóptero con el Bambi Bucket para echar agua y frenar el avance de las llamas.

Entretanto, la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT) y el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) indagan para dar con los responsables del incendio. Según la primera información habría sido una pareja que después de una discusión pudo iniciar el fuego o una pelea entre comunidades.

Además de reactivarse el fuego en el PNT, ayer se registraron dos incendios más. Uno en la zona de Albarrancho, en el municipio, donde se quemaron 500 metros de pastizales secos que fue controlado por la tarde.

El segundo fue en una casa de Sacaba en Esmeralda Sur cuando una persona de la tercera edad quemaba objetos, pero el fuego alcanzó unas maderas.



PLANTEAN SUMAR ESFUERZOS Y RECURSOS PARA LA PROTECCIÓN

Ante los constantes incendios que se registran en el Parque Nacional Tunari, donde se halla un sistema de recarga de acuíferos que se formó durante miles de años, el concejal Edwin Jiménez planteó conformar un comité de protección similar a la comisión de la laguna Alalay para que las instituciones que tengan responsabilidad en el área protegida inviertan recursos.
“Se podría generar una norma donde estén incluidos el Gobierno central, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, el Sernap, la Gobernación y la Alcaldía”, dijo. Luego, añadió: “Con esta Ley se podría señalar a estas instituciones para que destinen equipos o recursos para preservar el Parque”.

La sugerencia se realizó después que la Alcaldía desestimó firmar un convenio con la Séptima División de Ejército para mantener el patrullaje militar en el Tunari. “No podemos invertir en otra institución que depende del Estado. Ni siquiera prestarle el vehículo, porque se incurre en el delito de uso indebido de bienes del Estado”, afirmó el secretario general de la Alcaldía, Ricardo Pol. Anunció que incrementarán la cantidad de guardias ambientales para resguardar la zona, actualmente hay 12.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Video Vuelven a atentar contra el Tunari



Más de 100 hectáreas del Parque Nacional Tunari ardieron ayer en lo que se constituye un nuevo atentado ambiental en contra del área protegida, que en lo que va de este año registró 40 focos de calor, según un informe preliminar de los voluntarios del SAR-Bolivia.

El fuego duró 19 horas y afectó la cara de dos cerros en Taquiña Chico y Taquiña. El incendio se reavivó en varios momentos por la fuerza del viento y provocó un aumento de la contaminación atmosférica por la humareda.

La Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) sospecha que el fuego fue provocado.

A pesar de la sequía, varios comunarios de Candelaria donde las llamas casi alcanzaron las casas, se esforzaron por conseguir agua de tanques comunitarios.

Contaron que el incendio comenzó antes de la medianoche del martes en el sector de Taquiña Chico. Al principio parecía algo pequeño, pero a las 09:00 de ayer el foco de calor comenzó a bajar rápidamente.

“Yo he visto que a las 06:00 se estaba quemando el cañadón, poco a poco fue avanzando, hemos llamado a Bomberos, trataron de controlar; pero más tarde vino un ventarrón y esparció el fuego”, relató una vecina de Candelaria, Sonia Cadima, que perdió 300 metros de tubería para el riego de sus cultivos de romero.

Cuando las llamas amenazaron con llegar a las casas, a las 15:00, vecinos de Candelaria, desesperados y con miedo, tocaron la alarma para alertar a los demás y salir a ayudar. Con baldes, sacando agua de donde podían a pesar de la escasez y ramas que cortaron de los árboles de molles comenzaron a sofocar el fuego.

En ese momento, unas gotas de lluvia fueron una alegría para apagar las llamas, pero el fuego continuó. Las llamas superaron los tres metros.

“Está muy cerca de las viviendas, por favor, pedimos ayuda a las autoridades, nosotros no tenemos nada, con serrucho estoy sacando ramas para ver qué podemos hacer. Hay poco personal desplazado y están llegando gota a gota”, exhortó angustiado otro vecino de la zona, Freddy García.

El dueño de la granja Jehová es mi Pastor, Ramiro Castellón, contó que hace tres años ocurrió lo mismo, pero gracias al río Lok’ostani, que divide las faldas del cerro con su casa, se controló el fuego al igual que en este caso. La preocupación era que el fuego llegue al tanque de gas.

Bomberos, SAR-Bolivia, SAR-FAB, la Unidad de Gestión de Riesgos (UGR) de la Alcaldía y Gobernación, Sernap, Andes Extremos, vecinos y voluntarios lucharon contra el viento que expandía el fuego en cuestión de segundos y combatieron el calor con los pocos insumos que tenían a la mano, porque ninguna cisterna pudo ingresar por lo escarpada de la zona.

Cuatro personas de Andes Extremos iban con una mochila de agua, dos machetes y pañoletas en el rostro; mientras, la camioneta de la UGR llegó con cuatro bidones de agua cada uno de 20 litros para llenar mochilas del personal que combatía el fuego.

Recién a las 16:45 el helicóptero de la Fuerza Aérea con el Bambi Bucket apareció para echar un chorro de agua al fuego que seguía ardiendo en la zona más alta. Ante la emergencia, la aeronave se abasteció de la laguna Alalay, donde el agua está contaminada con metano.

Un técnico de la ABT y un abogado llegaron a la zona para encontrar al posible infractor que ocasionó el fuego y sancionarlo. Lamentaron la quema de arbustos nativos y árboles como eucaliptos, molles y jacarandás.



LA HUMAREDA Y FALTA DE VIGILANCIA

Contaminación.- Los Índices de Calidad del Aire (ICA) se mantuvieron por debajo de lo regular pese al incendio en el Tunari. Sin embargo, se cuantificó 140 microgramos por metro cúbico, cuando lo ideal es no superar los 60, dijo el responsable de la Red de Monitoreo de la Calidad del Aire, Alaín Terán.

“Lo que pasa es que teníamos buena calidad del aire antes del incendio. Entonces, lo registrado durante el siniestro no afectó demasiado. Pero es evidente que se generó una humareda que en ciertos momentos se sintió en la ciudad. Se trata de un fino hollín generado por la vegetación”, aseguró.

Resguardo.- El secretario general de la Alcaldía, Ricardo Pol, dijo que no se podía dotar de un vehículo a los soldados que resguardaban el PNT, porque son de otra institución del Estado y sería incurrir en el delito de uso indebido de bienes. Los conscriptos se retiraron del parque hace un mes, porque no tenían las condiciones para realizar el patrullaje preventivo.

Video Catástrofe por pérdida de otro lago en Oruro



Sequía, desvío de aguas para otros fines, calentamiento global y contaminación de las mineras han confabulado contra el lago Uru Uru, ubicado en Oruro, y han generado un escenario catastrófico. No hay agua, situación que provoca la muerte de los animales o los obliga a migrar y llena de desesperación a los pobladores, que ven que sus medios de subsistencia se escapan de las manos, provocando la desesperación.

En febrero, Oruro se enfrentó con la noticia de que el lago Poopó, que tenía más de 2.300 kilómetros cuadrados y era el segundo más grande de Bolivia en extensión, se había quedado sin agua. Ahora el lago Uru Uru, de 135 kilómetros cuadrados, que se apreciaba a la salida de la ciudad por la vía a Pisiga, es el que ha desaparecido.

El diario orureño La Patria lo informó el lunes. EL DEBER hizo un recorrido el miércoles. En plena vía que une Oruro con Pisiga se ve un letrero: “Lago Uru Uru. 2.706 metros sobre el nivel del mar. Rica en pejerrey, pariguanes y patos salvajes”. Pero, no se ve agua por ningún lado.

Metros más allá, otro letrero: “Parque acuático natural”. El lugar tiene una construcción central, parrilleros, canchas deportivas, juegos infantiles. Al fondo, un anuncio de que en el lugar se pueden apreciar aves silvestres. La realidad es que el denominado parque acuático no tenía agua ni animales y estaba cerrado para el público.

La obra fue ejecutada durante la gestión de la exalcaldesa Rossío Pimentel y concluida en la administración del alcalde Édgar Bazán. Se inauguró en junio de este año, cuando aún los flamencos rosados y otra aves a pesar del frío intenso de invierno, se mantenían en su hábitat natural, como reflejan notas periodísticas de esos días.

Siguiendo el recorrido hacia Pisiga, luego de atravesar el Puente Español, este medio abandona la ruta e ingresa en vehículo al lugar donde antes estaba el lago, siguiendo huellas de otros vehículos. Al fondo se ve un grupo de ovejas, en ese lugar surge el encuentro con Pedro Calizaya, que vive en la zona hace 40 años. “El lago Uru Uru ya no hay, se ha convertido en zona de pastoreo nomás. Quedan cintitas de agua.

El hombre se sienta, suspira y comienza a contar sus aflicciones. “Sabe, la mina Inti Raymi y la Kori Chaca nos han contaminado todo. Mire cómo es el terreno, es un desierto, es inservible”.
Confiesa que el 2016, específicamente, fue el peor año para él y su familia. “Este año he perdido 80 ovejas de las 400 con las que comencé el año y 10 vacas de 40 que tenía. Se murieron por la sequía, la contaminación y la falta de forraje.

Complementa que los animalitos “se enflaquecen porque no hay forraje, caminamos horas buscando, de aquí hacia allá. Como la poca agua está contaminada, se enferman, sus pies se pelan como fierro ‘ensarrado’, se hincha la barriga, vomitan como harina batida y mueren”.

Ante esa situación, no se pudo aprovechar ni carne, ni lana ni leche. No sé qué vamos a hacer, con esto hacíamos estudiar a nuestros hijos, ya no se puede, estamos desesperados”.
Dirige al equipo de prensa hasta un lugar donde muestra los restos de las ovejas y contiene las lágrimas. Había una de ocho patas y dos cabezas (muestra una foto), y enseña otros dos cadáveres disecados con otras deformidades.

Tres horas de recorrido fueron suficientes para ratificar que esto es una tragedia. Un experto confirma las causas (ver el análisis adjunto). El gobernador de Oruro, Víctor Hugo Vásquez, dice que la sequía no es de ahora, y que siempre hubo forma de enfrentarla, pero el Uru Uru se secó

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Un informe asegura que el río Piraí está contaminado



El 13 de octubre, un grupo de docentes y alumnos de la carrera de Ingeniería Ambiental de la Universidad Nacional Ecológica (UNE) y activistas ecológicos tomaron muestras del agua del río Piraí en tres lugares del afluente, en especial de los desagües de las lagunas de oxidación de los municipios de El Torno, La Guardia y de Saguapac, en Santa Cruz de la Sierra. Han pasado 40 días y el informe final no es alentador, pues se especifica que hay materia fecal en el agua y alto grado de contaminación por amonio y amoniaco.

Sandra Quiroga, jefa de la carrera de Ingeniería Ambiental de la UNE, ve con preocupación el informe, por lo que plantea que actúen las autoridades llamadas por ley a defender la naturaleza, como son la Gobernación y los tres municipios involucrados.

“El Piraí está contaminado debido a que el sistema de tratamiento de las aguas servidas no ha mejorado en los últimos 20 años en las comunas cuestionadas, sugiero que se cambie la tecnología de purificación del agua que acarrea materia fecal y mucho amonio y amoniaco”, refirió Quiroga.

El mismo día de la toma de muestras por parte de la UNE hizo lo propio la Secretaría de Medio Ambiente de la Alcaldía capitalina, pero solo en el desagüe de las lagunas de Saguapac, situado al final de la radial 26. En la oportunidad, Rodrigo Núñez, de Proyectos Hídricos, reveló que en el estudio realizado en marzo se detectaron restos de amonio cuyo origen pudo ser por falla en el proceso anaeróbico dentro del tratamiento de las aguas servidas.

En lo que respecta a Saguapac, el jefe de Responsabilidad Social, César Flores, dijo que la cooperativa hoy dirá su verdad, adelantando que se deben esperar los resultados de las muestras tomadas en la misma fecha por la Alcaldía cruceña, la que también tiene otros informes que no son tan malos, por lo cual se deben contrastar para ver qué diferencias pueden existir entre ambos.

Orillas afectadas

La polución del río no es solo por coliformes fecales, también se debe a la presencia de pesticidas y agroquímicos utilizados para cuidar los cultivos de caña de azúcar, en especial en los municipios de San Pedro y Fernández Alonso, donde tampoco han dejado el bosque protector, de 100 metros como mínimo, pues han plantado hasta la orilla.

“Preocupa ver que Porongo y Warnes tienen botaderos a menos de 100 metros de la orilla del río y las autoridades no están actuando rápidamente para frenar la contaminación del agua y de los acuíferos”, agregó Quiroga