Ecologia, Medio Ambiente Bolivia

domingo, 11 de octubre de 2009

Las industrias en La Paz no reciben sanciones pese a que contaminan el agua por malos sistemas de tratamiento


Las industrias en la ciudad de La Paz contaminan los ríos de la ciudad de La Paz, principalmente el Choqueyapu, al echar en ellos las aguas residuales de su producción, que no fueron tratados de forma adecuada. Pese a esta falta, la Prefectura paceña no emite sanciones con el argumento de que la norma le manda no sólo ser punitiva, sino también ser propositiva.

Si bien La Paz tiene laboratorios para realizar los análisis de los residuos industriales, nunca se trabajó en determinar el grado del daño que ocasionan las empresas. De acuerdo con un ambientalista, esto puede obedecer a que no se da prioridad a este problema, tal vez, porque las empresas son tan dañinas como los motorizados.

La Alcaldía paceña considera que esos tóxicos echados a los afluentes paceños desaparecen en su recorrido antes de llegar a Río Abajo por efecto de la oxigenación que reciben, aunque contradictoriamente anunció que contratará una consultoría para instalar plantas de tratamiento de las aguas del Choqueyapu, que es el que recibe la mayor carga contaminante.

El responsable de industrias de la Dirección de Medio Ambiente de la Prefectura, Ismael Churqui, explicó que el gobierno departamental se encarga de controlar el funcionamiento de las industrias grandes y medianas.

Poca contaminación

Según su balance, las industrias “cumplen parcialmente las normas ambientales”, lo que significa que contaminan el ambiente hídrico, atmosférico y acústico, aunque lo más preocupante son sus efectos en el agua.

Las industrias grandes, detalló, tienen piscinas en las que purifican sus aguas residuales, pero no logran limpiarlas en un cien por ciento y aun así las echan a los ríos, como el Choqueyapu. Por esta razón, la autoridad ambiental señaló que estas empresas son contaminantes.

En un recorrido por la Autopista, La Prensa pudo advertir que las pocas industrias que quedan en esa área aún vacían sus aguas de distintas tonalidades y olores desagradables sobre el Choqueyapu, las cuales son despachadas por huecos que existen en sus paredes que dan al afluente.

Doña María, quien tiene su puesto de golosinas en el cruce entre la Autopista y Achachicala, señaló que ya son pocas las industrias que operan en el sector, pues las grandes, como Forno, se fueron hace tiempo, pero otras alquilaron sus ambientes a empresas pequeñas, que son las que contaminan. “Es algo irremediable —dijo—, son tantos años, pero nadie hace nada”.

Contrariamente, según la técnica de la Unidad de Prevención y Promoción Ambiental del municipio paceño Alejandra Sempértegui las industrias grandes, como la Cervecería o Pretensa, son las que menos efectos negativos causan en el medio ambiente debido a que “siempre están preocupadas en mejorar su producción”, ya que son acreedoras a premios y calificaciones de calidad.

El ambientalista Edwin Alvarado está en desacuerdo con el criterio municipal respecto de que el agua contaminada echada al Choqueyapu se purifica antes de llegar a Río Abajo, pues si se admite ese planteamiento no sería necesario acudir a la tecnología para reducir la contaminación o a realizar prácticas más limpias de producción y, por lo tanto, habría que dejar a la naturaleza la solución de este problema.

Churqui indicó que, pese al impacto ambiental negativo que provocan las industrias grandes y medianas, éstas aún no son pasibles a sanciones debido a que la norma exige que el ente controlador les brinde alternativas para reducir la contaminación.

El profesional señaló que la Prefectura se encuentra en ese proceso desde agosto de 2008, con capacitación por rubros.

Una vez que concluya la tarea, que será en seis meses, las industrias deberán aplicar medidas de mitigación, de no hacerlo entonces, según la autoridad, sí podrán ser sancionadas, incluso aquellas que no participaron en el programa de capacitación.

En criterio de la Cámara Departamental de Industria (CDI) de La Paz, la Unidad de Medio Ambiente de la Alcaldía es una autoridad “muy dura” con la industria y “menos dura” con otras actividades económicas al emitir las sanciones.

La CDI considera que las empresas más grandes se han desplazado de la ciudad de La Paz a otras áreas menos urbanas, y ha quedado en ella una industria que se puede llamar liviana, con niveles bajos de contaminación, especialmente en lo que se refiere a emisiones de gases a la atmósfera y contaminación en los afluentes. Para la organización empresarial, las grandes están siendo constantemente controladas.

La industria liviana, asegura la organización, genera menor contaminación atmosférica que el transporte y, en los afluentes, menor polución que los hogares.

Otra falencia que presenta la labor de control de la actividad industrial es la ausencia de estudios y evaluaciones que den cuenta del nivel de contaminación que provoca. Churqui destacó que no hay estudios sobre cuya base se pueda trabajar.

Planean edificar plantas de tratamiento

La Dirección de Medio Ambiente de la Alcaldía contratará la siguiente gestión una consultora que se encargue de definir si es pertinente la construcción de plantas de tratamiento de aguas residuales en la ciudad, especialmente para purificar el río Choqueyapu.

La técnica de la Unidad de Prevención y Promoción Ambiental Alejandra Sempértegui indicó que el estudio lo pagará esa repartición del gobierno municipal, pero financiar la instalación será responsabilidad del ejecutivo edil, debido a que se requerirá una gran inversión cuyo monto será determinado por el estudio.

La consultoría será hecha en 250 días, al cabo de los cuales se conocerán el monto de la inversión, el número de plantas y los lugares donde deberían ser ubicadas.

Las plantas de tratamiento serán una alternativa para reducir e incluso eliminar la contaminación que generan las industrias al echar sus aguas residuales a los ríos.

No obstante, Sempértegui indicó que, con el curso del río y el proceso de aeración, las aguas contaminadas se purifican y dejan gran carga de tóxicos antes de llegar a Río Abajo, donde se siembran las verduras que alimentan a los paceños.

En la actualidad, las industrias carecen de plantas de tratamiento de aguas residuales, algunas cuentan con piscinas para purificar el agua contaminada, pero no cumplen con ese objetivo, por lo que la técnica consideró que una o varias plantas de tratamiento de aguas contaminadas serían la solución definitiva a este problema.

Pese a que las más grandes industrias abandonaron la sede del Gobierno y se instalaron en Santa Cruz o en la ciudad de El Alto, donde sí existe una planta de tratamiento de aguas tóxicas, la polución industrial es aún un problema de la ciudad de La Paz.

La Alcaldía recibió 12 denuncias en 2009

La Unidad de Prevención y Promoción Ambiental de la Alcaldía de La Paz ha recibido en lo que va del año 12 denuncias de vecinos de distintas zonas, como Apumalla, Kupini o la zona Sur, relativas a contaminación generada por industrias y talleres.

La recepción de estas quejas es un parámetro para que la unidad municipal califique la polución industrial como baja.

La técnica de la Unidad de Prevención y Promoción Ambiental Alejandra Sempértegui explicó que gran parte se trata de quejas por el ruido de los talleres de chapería o metal-mecánica y de cerrajerías, y la emanación de gases tóxicos de las empresas.

En cada uno de los casos, primero, se verificó la existencia del daño ambiental; segundo, se inspeccionó el sitio denunciado y, tercero, se recomendó asumir medidas de adecuación para eliminar el daño, para lo que los infractores tienen 30 días.

En la actualidad hay casos, dijo, en los que aún se realiza el seguimiento de las medidas de adecuación que debían ser aplicadas.

Por ejemplo, señaló, los talleres debían reducir el ruido a través del aislamiento de equipos o por medio de la colocación de plastoformo o cajas de huevo en la pared para ahogar el ruido. Sempértegui aclaró, sin embargo, que las recomendaciones deben ser dictadas por una consultoría contratada por las empresas.

Las industrias o talleres que contravengan la norma y contaminen el ambiente reciben una amonestación cuando es la primera vez, posteriormente, de proseguir con el incumplimiento, se aplican sanciones pecuniarias e incluso se puede llegar hasta la clausura, aunque nunca se procedió de ese modo. El proceso de atención de la denuncia también incluye la búsqueda de un acuerdo entre las partes, el denunciante y quien cometió la falta.

Los datos de la contaminación

La Cámara Departamental de Industrias dice que la contaminación del sector es baja.

En La Paz, señala que sólo está instalada la industria liviana, que casi no contamina.

Pues genera una menor polución atmosférica y acústica que el transporte.

Los emprendimientos en la ciudad optaron por aplicar medidas de producción limpia.

Adicionalmente, se ejecutan planes de reciclaje para aprovechar los desechos.

La CID carece de datos sobre contaminación, sanciones y rubros que dañan.

Según el registro de la Alcaldía, en la ciudad hay 538 industrias registradas.

La gran mayoría son industrias pequeñas y talleres, muy pocas son grandes.

En La Paz hay 538 industrias registradas en la Alcaldía, el 10 % carece de manifiesto ambiental.

Las sanciones por contaminación van desde amonestaciones hasta la clausura de la empresa.