domingo, 12 de marzo de 2017

Quillacollo recupera la laguna Cotapachi


3

Quillacollo trabaja en la recuperación de la laguna de Cotapachi, también conocida como de los Incas y vieja. Después de una década, el municipio comenzó a aprovechar las lluvias y reabrió los canales de ingreso de los ríos Rocha y Huayculi.

La meta del municipio es acumular la mayor cantidad de agua durante el periodo húmedo, hasta abril, para que el lugar vuelva a ser el hábitat de aves y trabajar en un proyecto turístico integral en la zona.

La laguna ya tiene un buen nivel de agua acumulada. Algunas aves han retornado al lugar que en los últimos años ya parecía un desierto.

“Hace más de 10 años no entraba agua a la laguna de Cotapachi porque el río Rocha está contaminado y no había grandes precipitaciones, las compuertas estaban muy altas; ahora estamos metiendo 2.500 litros de agua por segundo, el propósito es recuperar la laguna como un patrimonio de los quillacolleños, llenar agua es rescatar la biodiversidad, ayudar al ecosistema y apoyar a los productores lecheros y agricultores de la zona”, dijo el alcalde de Quillacollo, Eduardo Mérida.

El municipio controla la calidad de agua que ingresa a la laguna para que sea aprovechada para consumo de animales y para el riego de cultivos.



Proyecto de recuperación

El municipio pretende convertir a Cotapachi en una zona turística y cultural, aprovechando la fiesta religiosa de la Virgen de Urkupiña y el atractivo de las qollqas incaicas (silos). Al borde del lugar se proyecta la construcción de la villa deportiva.

“El objetivo es crear un microclima y permitir que muchas aves vuelvan al lugar, recuperar la biodiversidad y crear un atractivo turístico”, declaró el secretario de Desarrollo Productivo y Medio Ambiente del municipio de Quillacollo, Milton Copa.

Según el Alcalde, una vez llenó el embalse de la laguna, se sembrarán peces: carpas, pejerrey y platinchos.

Así se esperan recuperar por completo el lugar y protegerlo de los asentamientos ilegales o loteamientos que asechan los bordes de la laguna con la aparición de algunas construcciones irregulares.

El trabajo de recuperación comenzó la primera semana de marzo con la reapertura de los canales de ingreso de agua de los ríos. La Alcaldía movilizó maquinaria de Obras Públicas para destapar los canales.



Patrimonio

La Ordenanza Municipal Nro. 98/2009 declara Patrimonio Natural y Ecológico de Quillacollo a la laguna de Cotapachi y la coloca como un bien municipal de dominio público.

La laguna de Cotapachi tiene una extensión de 117 hectáreas, su nombre que deriva del vocablo aymara que significa “laguna vieja”.

A causa de factores medioambientales, la sequía y otros, como el cierre de los canales de ingreso de agua de los ríos, llegó a secarse por completo.

La laguna tiene un valor ancestral para Quillacollo. Según las autoridades, Cotapachi antes servía para refrigerar los silos de granos de los incas.

A su alrededor se construyeron silos o qollqas incaicas de almacenamiento de maíz. Las corrientes de aire fresco que desprendía la laguna permitían la conservación de las semillas. Se estima que llegaron a tener más de 40 variedades de maíz en los depósitos.

En tanto que la Ley Nacional 3194/2005 también declaró a este espacio como parte de la serranía de Cota como “Patrimonio Ecológico, Religioso, Turístico, Arqueológico, tangible e intangible”.

La normativa dispone que la Prefectura del Departamento (ahora Gobernación) y los municipios de Quillacollo y Vinto queden encargados de la preservación y mantenimiento del área declarada patrimonio.



Las primeras garzas blancas (Casmerodius albus) llegan a la laguna de Cotapachi.

La biodiversidad

La laguna contaba en el pasado con una variedad de peces: suchis, carpas, pejerrey, dorados; además atraía a las aves: garzas, cisnes y patos silvestres entre otras especies migrantes que hacían de este ecosistema un paisaje singular, dijo el alcalde Eduardo Mérida.

Esta laguna se caracterizaba por sus reservas hidrológicas y de arcilla. Hoy en día, en los alrededores de este espacio natural se realizan prácticas deportivas como motociclismo, fútbol, aeromodelismo, golf y béisbol.



Historia

En 1925, según referencias escritas, Cotapachi era una de las fincas más progresistas del departamento de Cochabamba. La propiedad de 2.500 hectáreas disponía de tierras de bajo riego, muchos pozos artesanales. Se cultivaban cereales.

“La laguna abarcaba una gran extensión desde el calvario hasta la colina sud, llegaba hasta el camino. Era de gran beneficio para los productores agropecuarios. Allí todos íbamos y ahí aprendimos a nadar”, manifestó un vecino de Quillacollo, Cornelio Meneses.

Cotapachi es parte de las lagunas del valle de Cochabamba que incluyen a Quenamari o Albarrancho, Alalay, Coña Coña y Vacas. Entre sus servicios ambientales está ser un regulador del caudal de los ríos para evitar que la zona sur de Quillacollo se inunde en la temporada de lluvia. Otro aporte es como un espacio natural y regulador del microclima. Los regantes del valle bajo también aprovechan el agua, cuando el caudal no está contaminado.



ALCALDE

“Hace más de 10 años no entraba agua a la laguna de Cotapachi porque el río Rocha está contaminado y no había grandes precipitaciones, las compuertas estaban muy altas; ahora estamos metiendo 2.500 litros de agua por segundo, el propósito es recuperar la laguna como un patrimonio de los quillacolleños, llenar agua es rescatar la biodiversidad, ayudar al ecosistema y apoyar a lecheros y agricultores de la zona”.



SEQUÍA

La laguna de Cotapachi, conocida como la de los Incas, está ubicada detrás del calvario de Urkupiña, al sur del municipio de Quillacollo. Como consecuencia de la sequía y el cierre de los canales de ingreso de los ríos Rocha y Huayculi, comenzó a secarse hace 10 años.

La situación fue aprovechada por los constructores, que extrajeron gran cantidad de arcilla. Otros sectores ocuparon el lugar como sitio de pastoreo.

Los ambientalistas advirtieron que, además de la pérdida de la biodiversidad, varios tipos de plantas medicinales que crecían en el entorno desaparecieron. Otra amenaza para la laguna es la proliferación de asentamientos en las áreas cercanas. Sin embargo, el municipio anunció que reforzará el control.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada