viernes, 14 de diciembre de 2012

En varias zonas rurales se bebe agua con mucho flúor



El agua que bebe la gente en el área rural de Santa Cruz es de dudosa calidad debido a la poca prolijidad de las cooperativas que prestan el servicio en las comunidades; por esta razón ayer fue entregado el primer laboratorio móvil que medirá la cantidad de elementos nocivos para la salud.

Uno de estos problemas es el alto contenido de flúor, el cual conlleva a la aparición de la fluorosis o manchas amarillentas en los dientes de los niños, y de osteoporosis en los huesos de los adultos.

La norma boliviana 512 de calidad vela por que el agua tenga el PH adecuado, una cantidad razonable de cloro residual y de bacterias, así como la conductividad y el grado turbio del líquido. Además, dice que se debe enmarcar en los parámetros básicos de sulfato, hierro y manganeso.

En el departamento hay 135 cooperativas o entidades prestadoras del servicio de agua potable y saneamiento básico (EPSA), pero solo las que sirven a Santa Cruz de la Sierra, que son ocho, incluida Saguapac que es la más grande, garantizan la potabilidad del líquido elemento que llega por la red hasta los hogares.

“En la capital cruceña el agua es buena porque proviene de acuíferos subterráneos profundos, a la que solo se le agrega algo de cloro para estar seguros de la pureza”, indicó Germán Aramayo, director ejecutivo de la Autoridad de Agua Potable y Saneamiento Básico (AAPS).

“En el oriente boliviano el agua contiene mucho manganeso debido a las características geológicas del terreno donde se ubican los pozos, por lo que se la debe dosificar con hipoclorito de sodio, con hipoclorito de calcio o con gas cloro”, refirió Gina Zurita, encargada de Laboratorio de la AAPS.

El gerente comercial de Saguapac, Robert Becerra, recordó que la entidad diariamente hace análisis del agua que reparte por las tuberías y que si a veces sale blanca es debido a la presión, por lo que se la debe dejar asentar, pero que la calidad está garantizada.

Dificultades
Sin embargo, el presidente de la Federación Departamental de Cooperativas de Agua y Alcantarillado (Fedecaas), Gregorio Jaldín, cuestiona la falta de presencia regional de la AAPS, pues sus asociadas necesitan de asistencia técnica y de fortalecimiento institucional.
“Un laboratorio móvil no dará las soluciones a los problemas que tiene la mayoría de las 135 cooperativas asociadas, siendo los principales la contaminación de los acuíferos y la sobrexplotación de los pozos clandestinos”, acotó Jaldín.
Aramayo replicó que el laboratorio es una prueba piloto, prometiendo asignar otros para cubrir el departamento

EN HARDEMANN HAY NIÑOS CON FLUOROSIS
Según estudios realizados por la ONG Incade en las zonas de Puesto Fernández y Hardemann, el agua que es distribuida por la cooperativa local tiene exceso de flúor, el cual causa fluorosis en la mayoría de los niños y también se han reportado varios casos de osteoporosis en los adultos, por lo que han pedido a la AAPS que destine un equipo de investigadores para que corrobore la denuncia y dé una solución.
La alarma la dio el presidente de las cooperativas de aguas del norte integrado Víctor Hugo Ortuño, que también busca la atención del Ministerio de Salud. “En Hardemann la totalidad de los niños tiene los dientes con manchas y en Puesto Fernández se presentaron casos de osteoporosis en gente menor de 30 años”, acotó.

Para saber

Cooperativas unidas
Hay 135 cooperativas que prestan servicio de agua y alcantarillado en el departamento, de las cuales ocho están situadas en la mancha urbana.

Saguapac, la más grande
La entidad opera 65 pozos entre 250 y 350 m de profundidad; tiene 193.000 socios y beneficia a 1,2 millones de personas de la capital.

Alerta en el norte
El flúor en exceso causa daños en la formación del esmalte de los dientes que se da entre los 18 meses y los 3 años de edad.

Equipo móvil
La Paz, Cochabamba y Santa Cruz tienen laboratorios para velar por la calidad del agua. Tarija será la próxima región.

No hay comentarios:

Publicar un comentario