Ecologia, Medio Ambiente Bolivia

domingo, 9 de octubre de 2011

AOPEB apuesta a la creación de los municipios ecológicos

El municipio de Caranavi fue el primero, el 2005, en ser declarado, por resolución municipal, municipio ecológico libre de transgénicos. Hoy, AOPEB promueve que esta iniciativa se difunda en otras comunas con el fin de otorgar el Sello Ecológico establecido en la Ley 3525.

“Achocalla, Batallas y Caracollo están en el camino de ser municipios ecológicos”, afirma el presidente de AOPEB, Luis Viadez, pero asegura que es primordial la “voluntad política para avanzar” en este proceso.

Explica que los municipios tienen que definir sus políticas de producción ecológica en forma conjunta con todas las organizaciones de productores y empresas de transformación de ese territorio. “Estamos articulando, planificando e incentivando con talleres y seminarios para que en los municipios se cree un Departamento de Producción Ecológica que otorgue el certificado”, adelantó.

En el artículo 21 y 22 de dicha ley “se establece el Sello Nacional de Productos Ecológicos, con el objetivo de identificar y garantizar la comercialización de éstos. El etiquetado, publicidad y consiguiente comercialización de productos provenientes de la producción ecológica, deberá identificar a éstos como Producto Ecológico”. La entidad estatal que deberá definir sus condiciones de uso bajo reglamentación es el Consejo Nacional de Producción Ecológica (Cnape).

Habrá mecanismos de control que garanticen el proceso en toda la cadena productiva hasta que la mercadería llegue al consumidor, precisó. “Estamos en ese camino para consolidar este control”, pero lo que falta para que se cumpla es la “concienciación y hacer conocer a los productores en los últimos rincones de los municipios, esta ley”, afirmó.

Para Viadez es importante establecer políticas en todos los niveles de gobierno (central y regionales) porque AOPEB “no puede llegar a todas las comunidades” del país. Destacó que el Cnape impulsa la producción agroecológica y tiene más contacto con los productores.

AOPEB lidera la implementación de los Sistemas Participativos de Garantía (SPG) que tienen el objetivo de ofrecer a los consumidores nacionales alimentos sanos, ecológicos garantizados y establecer lazos de confianza.

Hace cuatro años se inició el SPG nacional y ahora 20 organizaciones cuentan con la Garantía Ecológica Participativa. En la actualidad se busca desarrollar los SPG Municipales y el Consejo de Certificación Participativa Ecológica Municipal.

Conceptos en la ley 3525

Fases
En el artículo 2 de la Ley 3525 se norma que en las fases de producción, transformación, industrialización y comercialización se elimina antes, durante y después todo tipo de insumos sintéticos: pesticidas, químicos concentrados, fertilizantes sintéticos, manipuleo de genomas, productos e insumos transgénicos u otros que dañen el medio ambiente y la salud humana.

El consumo crece, pero aún es bajo en Bolivia

Un estudio de AOPEB sobre el consumo de productos ecológicos/orgánicos en Bolivia revela que éste está enmarcado entre los segmentos medio y alto; el resto no los consume por falta de hábitos y de información.

En La demanda de productos ecológicos en Bolivia. Estructura y retos para su desarrollo se señala que esos segmentos “representan el 30% de la población equivalente a 225.185 personas, agrupadas en unas 64.338 familias”, y llegan a un gasto total de 91.229.783 bolivianos. De esa cantidad de consumidores, el 47% está en Santa Cruz, el 30% en La Paz y el 23% en Cochabamba.

El estudio sostiene que hay una amplia confusión en el mercado respecto al concepto ecológico y orgánico, puesto que desconocen que este tipo de producción empieza en la siembra y termina cuando se comercializa. La diferencia entre comprar bananos, sandías, jugo natural o una galleta de quinua es que los ecológicos no utilizaron ningún producto químico sintético.

El gasto promedio de compra por persona es de Bs 421 en Santa Cruz, mientras que en La Paz y Cochabamba es de Bs 280. Respecto a los productos procesados y envasados, los 10 más utilizados son el aceite, café, galletas, miel, chocolate, salvado de trigo, mermeladas, pan integral y fruta deshidratada. La frecuencia de compra es mensual.