Ecologia, Medio Ambiente Bolivia

domingo, 8 de mayo de 2011

Parabas azul y roja, en riesgo de desaparecer por tráfico

Hoy se conmemora el día internacional de las aves

En el Día Internacional de las Aves, el Ministerio de Medio Ambiente y Agua advirtió que en el país la paraba barba azul y frente roja —aves de colores vistosos— se encuentran en riesgo de desaparecer.

Se prevé que si el panorama no cambia, en cinco a diez años desaparecerán, principalmente a causa de su tráfico ilegal. Ayer, niños y jóvenes de diferentes colegios de La Paz asistieron a la exhibición de la película Río, que aborda la temática del tráfico de animales, y de una feria sobre la importancia de proteger la fauna y la flora en Bolivia.

El director de Biodiversidad y Áreas Protegidas, Aldo Claure, señaló que Bolivia es el quinto país más rico en aves en el mundo con 1.414 especies. Las dos especies en peligro de extinción, que habitan en el departamento de Beni, forman parte del patrimonio natural de América Latina, además que cumplen la función de dispersión de semillas.

Claure informó que sólo existen de 250 a 500 parabas en el país.

“Hay muy pocas, problema al que se suma el tráfico de las aves con el comercio ilegal que sigue vigente y es muy difícil de combatir porque son muchos actores que deben intervenir, y no existen los recursos suficientes. Hay una demanda desde el exterior sobre estas especies”.

Las parabas azul y roja también son requeridas por el mercado local para uso doméstico y para la elaboración de trajes típicos, lo que afecta la existencia de las especies, manifestó el coordinador del Programa de Conservación de la Asociación Civil Armonía, Mauricio Herrera.

“Con el tema del rescate de los valores culturales, todo el mundo quiere ser machetero y no hay una población de parabas que aguante una situación así”, dijo y agregó que también son amenazadas por la deforestación y asentamientos humanos que no toman en cuenta la conservación de las aves en su estado natural.

Por otro lado, el director de Biodiversidad del Ministerio de Medio Ambiente, Mauricio Claure, manifestó que su despacho trabaja en la elaboración de nuevas normas que sustituyan a las antiguas que están fuera del contexto en el que vive el país. “Por ejemplo, las penas al delito de tráfico de aves varía entre cero y tres años, y tenemos que analizar penas más duras”.

Comentó que desde su ministerio se presentaron denuncias de algunos traficantes, pero éstos fueron liberados por el juez.

Claure anunció que se elaboran normas en el marco de la Ley sobre los Derechos de la Madre Tierra.

“Estamos trabajando en la actualización de la Ley de Medio Ambiente porque data de 1992 y el contexto de esa época era diferente a la que vivimos ahora. Trabajamos en la Ley de Biodiversidad y en el Reglamento de Vida Silvestre, entre otras, que pueden ayudar a disminuir y sancionar el tráfico de aves en el país”, manifestó.

COMERCIO LOCAL

De acuerdo con un estudio de la Asociación Armonía, una organización no gubernamental, los principales centros de comercio de las aves traficadas en el país se encuentran en las ciudades de Santa Cruz (Los Pozos, La Ramada, Abasto y Tres Pasos al Frente), Cochabamba (La Cancha) y El Alto (feria 16 de Julio).

El estudio indica que entre agosto de 2004 y julio de 2005 se contabilizó la cifra de 7.279 aves, que corresponden a 31 especies de loros entre adultos y pichones.

En estos mercados, la paraba azul es el ave que tiene más valor, pues cada una se vende a 8.000 bolivianos, le sigue la paraba roja, cuyo valor está entre 400 y 700 bolivianos. Estas especies fueron obtenidas en su estado salvaje, y los pichones fueron mantenidos en cautiverio hasta ser comercializados en el exterior.


Normas antiguas aún vigentes

El Decreto Supremo 6883, de 1964, prohíbe la caza o captura de varias especies de mamíferos, aves y reptiles por un lapso de tres años en los departamentos de Chuquisaca, Tarija, Beni, Pando y la provincia Cordillera de Santa Cruz. Esta disposición contiene errores en los nombres científicos de las especies.

En 1973 se promulga el Decreto Supremo 11251, que prohíbe la captura y caza de varias especies de aves amazónicas, estableciendo períodos de veda. El Decreto Supremo 11253 se promulga para proteger al suri o avestruz cordillerano y al pío o avestruz de los llanos.

Otras han sido progresivamente reemplazadas por nuevas disposiciones.